Brincar de alegría

Brincar de alegría
Photo Credit ''Enid Yu''

¿Qué es lo que verdaderamente quiere decir »brincar de alegría»? Significa demostrar tu felicidad de manera física. La verdad es que si recibimos una dosis diaria de algo que nos alegre el día entonces podemos brincar de alegría todos los días. No es algo que sólo debería suceder una vez a las quinientas.

La gran mayoría de personas mantienen sus cuerpos en un sólo lugar, no salen mucho a pasear, se quedan sentados, se aburren, no se mueven y llega el momento en que se ponen tristes. Esa falta de actividad en el cuerpo no les genera las endorfinas necesarias para sentir más entusiasmo y brincar de alegría.

De verdad es que esto es una práctica que puedes hacer todos los días para que te vayas acostumbrando a ser una persona más feliz en esta vida. ¿Has tenido problemas y los has superado? ¡A brincar de alegría por qué estás progresando en la vida!

No entiendo cómo es que muchas personas a pesar de estar solas, reciben una buena noticia, o al menos saben que están progresando y avanzando en algo que le están dando muy duro y se quedan tal como están. ¿Qué esperas? Nadie te está viendo, brinca de alegría, te sentirás muchísimo mejor al instante.

Está bien que digamos que esa alegría sólo es momentánea, ¿Pero eso qué tiene? Con más razón tenemos que disfrutarlo porque la vida es corta y se basa en los momentos de la vida que sentimos en todo el tiempo que estamos respirando.

No hay tiempo que perder, tenemos que estar alegrando nuestro día con cada nuevo progreso que estamos haciendo. Y que eso sirva de motivación e impulso para seguir avanzando en lo que tanto quieres.

Haz la diferencia, no te quedes como una estatua, sé alguien activo, alguien que expresa su felicidad con una gran sonrisa natural y brincando de alegría. Es allí cuando no te será necesario decir: «Soy una persona feliz», porque se sobreentiende que lo eres. Las palabras quedan pequeñas si lo demuestras con tu cuerpo.

A mí lo qué más me encanta de brincar de alegría es cuando recibo una sorpresa o cuando sé que he cumplido un reto. Es más, me pongo a bailar cuando estoy en solitario y privado, es una manera de expresar y recompensar a mi cuerpo y mente por el gran trabajo.

Es una gran bendición para mí estar sano y poder dedicarme a lo que tanto me gusta hacer. No sabes cuán alegre me pone al recordar eso y ponerme a escribir a alguien como tú para que sigas mi ejemplo. ¡Se siente increíblemente bien!

Lo mismo deseo para ti porque esa es la verdadera felicidad, que cuando tú lo eres, deseas lo mismo para los demás, quieres que ellos también vivan la maravilla de vida que tú estás viviendo.

No importa la raza, no importa la edad, no importa el sexo, lo que importa es que sea un ser humano tan igual que nosotros y eso es un gran motivo por el que debemos festejar la alegría de la vida. ¡Por eso hay que brincar de alegría!

Vaya, de verdad que se puede brincar por casi todo en la vida, sólo es cuestión de perder la vergüenza, de aventurarse a ser la gran persona que quieres ser y de dejar libre a la que estás a punto de conocer porque ese eres tú mismo. Bienvenido a ti mismo, ¡a brincar de alegría!

Brinca por la música que estás escuchando, brinca por el dinero que te acaban de pagar, brinca por la gran persona a quien acabas de conocer, brinca por haber afrontado un reto que no pensabas poder hacerlo, brinca por estar respirando ahora mismo y estar leyendo este artículo que tiene un buen contenido.

Lo importante es tener en cuenta que brincar de alegría es una práctica que debes hacer todo el tiempo que puedas.

Imagina que estuvieras muy pero muy enfermo, postrado en cama, te diagnostican pocos días de vida, tu familia entera está llorando tu fatal desgracia, tus mejores amigos te dicen que siempre te van a recordar como la gran persona que siempre has sido.

Tu novia o novio te abraza con toda la fuerza de su corazón. En todo momento te sientes realmente impotente,  estás cansado de los sueros, de las pastillas, del olor a muerte por todos los pasillos del hospital, de la cara casi cansina y petrificada del médico que te atiende. Pronto empiezas a cerrar tus ojos lentamente, tu corazón late más despacio, tu familia intenta levantarte para que despiertes, pero es imposible…

De pronto te despiertas y sucede un milagro. Tu corazón empieza a latir tan saludablemente como si acabaras de nacer. Los médicos se quedan asombrados, tu familia y tus demás seres queridos te abrazan tan calurosamente que no puedes dejar de contener las lágrimas de alegría. Te levantas de la cama, es algo que no puedes creer y de pronto, sólo te ocurre una cosa: ¡Brincar de alegría!

No querrás que te suceda una escena parecida y esperar a que venga el milagro, eso sólo sucede uno de cada millón así que simplemente brinca de alegría todo el tiempo que puedas porque nadie tiene esta vida comprada, nadie sabe cuándo llegará su momento, por esa misma razón debes disfrutar cada momento al máximo.

Tú eres el único quien decide hacer esa alegría realidad, porque no debes esperar a que alguien venga y te diga que te has sacado la lotería para que, por primera vez, en tu vida, saltes de alegría. ¿Has visto ese anuncio donde un enano gana la lotería y no hace nada más que gritar: ¡Gané! ¡Gané! ¡GANÉ!?

Pues la misma actitud debes tener ante las situaciones de la vida que te digas en todo momento: ¡Gané, gané, GANÉ!, porque de verdad has ganado, has ganado la alegría de la vida.

Si quieres aprender a estar siempre feliz y alegre, COMPRA AHORA nuestro videocurso de 5 horas en alta definición: Como ser feliz y disfrutar la vida

(Recuerda que puedes comprar el producto desde cualquier parte del mundo dado que es descargable, aceptamos paypal (tarjeta), transferencia bancaria, Western Union y Contrareembolso (Solo España este último)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.