Usa el lenguaje corporal para dar una buena primera impresión

© Ivy Dawned

El lenguaje corporal es aquello que nos hace tomar una decisión sobre si nos gusta o no una persona nada más verla. Aunque no todos tenemos conocimientos profundos de lenguaje corporal, es algo que más o menos, aunque sea de forma inconsciente todos tenemos en cuenta. A menudo tenemos una impresión sobre una persona y no la podemos confirmar con palabras o con hechos, pero el tiempo acaba dándonos la razón.

Este tipo de presentimientos sobre alguien se deben a que nuestro inconsciente descubre detalles en el lenguaje corporal de la otra persona que nuestro consciente no es capaz de ver. Así que tomamos una decisión sobre si alguien nos gusta o no, o si nos genera confianza o todo lo contrario sin saber exactamente a qué responden nuestras primeras impresiones.

Conocer a fondo el lenguaje corporal puede resultarte útil para muchas cosas, tanto a nivel de conocimiento de los demás como de conocerte a ti mismo y sobre todo controlar qué muestra tu cuerpo a los demás. Conocer el lenguaje corporal te ayuda a poder cambiarlo, cambiando nuestro propio lenguaje corporal estamos mandando a nuestro cerebro una información distinta a la que está acostumbrado. Si eres una persona insegura y actúas como si fueras segura mediante el lenguaje corporal, eso va a hacer que poco a poco vayas ganando esa confianza que te falta hasta que surja ese comportamiento de modo natural. Si quieres conocer más detalles sobre la importancia del lenguaje corporal y todo lo relacionado con la información que nos proporciona así como aprender a leer cualquier tipo de lenguaje corporal tienes que comprar nuestro curso Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo.

Así pues, tu lenguaje corporal es clave para causar una buena impresión, igual que el de los demás sirve para que tú te hagas una idea sobre esa persona nada más verla. Para causar buena impresión tienes que tener en cuenta una serie de parámetros importantes del lenguaje corporal, vamos a ello.

Claves para causar una buena impresión.

En primer lugar tu aspecto será muy importante. Siempre tienes que ir limpio y adecuado a la situación en la que te encuentras. No sirve de nada ir vestido con un vestido de noche o con traje, camisa y corbata a un lugar donde todo el mundo acude vestido de manera deportiva. Por tanto, higiene siempre: manos, uñas, pelo, zapatos, ropa… y vestimenta adecuada y correcta a la situación. Si vas a una entrevista de trabajo vístete de forma formal pero sin abusar, siempre acorde al puesto al que te presentas.

Llega con tiempo a los sitios para que no tengas que entrar nervioso, corriendo y sudando. Llegar tarde es un mal síntoma, además te pone nervioso y empiezas a perder el control de la situación. Lo ideal es llegar a un lugar con calma y tranquilidad, con una buena sonrisa sin nada de tensión. Sonreír es el mejor modo para hacer sonreír a los demás. Cuando sonreímos no estamos tensos. Recuerda que el cerebro se deja guiar por tu lenguaje corporal y sonreír es una forma de relajarse.

Al contrario, ver a alguien en tensión es una buena forma de ponerse tenso y a la defensiva. Cuando vemos a alguien tenso tendemos a pensar que nos va a atacar, habitualmente lo hacen ya que están enfadados y no controlan su tono de voz, o peor, lo que dicen. Por tanto si no quieres generar tensión llega puntual o con tiempo suficiente, relajado y sonriente.

© victor_nuno

La forma de dar la mano es muy importante, lo vimos en artículo hace unos días al hablar de la importancia del tacto en el lenguaje corporal. Aprende a dar la mano adecuadamente a tu forma de ser o de la situación en la que te encuentres.

El tono de voz es algo que también tenemos que tener en cuenta. Trata a todo el mundo de forma amable y jamás seas condescendiente. Si la primera impresión la necesitas para una entrevista de trabajo, no limites estos consejos a la entrada en el despacho en el que te van a entrevistar. Trata bien a todo el personal con el que te encuentres por el camino, después hablarán de ti y serán las personas que tendrán que presentarte al entrevistador. Gánatelas, haz que te sonrían y se sientan cómodas contigo y transmitirán su confianza a través de su voz.

Del mismo modo que esperamos que la secretaria nos deje en buen lugar cuando nos presenta, gracias a su tono de voz sin tensión, tienes que conseguir que tu tono de voz sea seguro y agradable. No hables tan bajo como para que no te oigan pero nunca grites demasiado al hablar. Habla en un tono medio y conseguirás que la otra persona te preste mayor atención.

La tensión se demuestra mediante el lenguaje corporal con gestos como morderse las uñas o rascarse las pieles de las uñas con el resto de dedos. Se nota al sentarse, cruzar la pierna y no dejar de moverla, se nota cuando alguien anda arriba y abajo sin parar y le cuesta estarse quieto. Haz que tu lenguaje corporal sea de confianza en ti mismo. No te cruces de brazos ni te encierres en ti mismo o la otra persona sentirá que no quieres hablar con ella o que no quieres abrirte del todo, cosa que indicaría que temes que descubran algo que no te gustaría que descubriesen.

Tu mirada también es importante, tienes que ser capaz de mirar a las personas a los ojos y no temer que hagan lo mismo contigo. Si no tienes nada que ocultar no desviarás la mirada, pero tampoco la aguantarás como si fuera un reto. Mira y sonríe, se notará en tus ojos.

Al hablar, igual que hacías al saludar con un apretón de manos, tienes que tener cuidado con la posición de tus manos. Enseñar las palmas, o tenerlas hacia arriba es sinónimo de franqueza, esconderlas significa que tienes algo que no quieres mostrar.

Aprende cuál es el lenguaje corporal de la seguridad y aplícalo, pero sin pretender intimidar a nadie, simplemente para dar una primera impresión de persona a gusto consigo misma. Consiguiendo esto conseguirás que los demás sientan lo mismo.

Además es bueno aprender a leer el lenguaje corporal de otras personas ya que te están dando pistas sobre lo que piensan, sobre cómo lo estás haciendo y sobre cómo tienes que tratarles o dirigirte a ellos. Participa en nuestro vídeo curso Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo, para aprender todo lo que necesitas sobre este tema y poder empezar a practicar ya que no solo te hará falta la teoría sino que necesitarás mucha practica para dominarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.