Ser diferente no es malo

© E Falk

Sí, lo has leído bien. Ser diferente no es malo. Ser diferente no significa nada. Ser igual que otros tampoco es bueno, ser como la mayoría no tiene necesariamente que ser algo positivo. Cada uno es como es y absolutamente todo el mundo tiene cosas buenas. No creas que por no entrar dentro de unos cánones o unos standards eres peor que los demás. En muchos aspectos la originalidad es muy valorada. No debes contabilizar tu valor por las similitudes o diferencias que tengas con otras personas, es mucho mejor tratar de sacar lo mejor de ti mismo y con más razón si es algo distinto a lo que tienen los demás.

Las diferencias deberían ser buenas y estar más valoradas. El problema es que a bajos niveles la gente siente mucha desconfianza de lo que no conocen, un comportamiento distinto al esperado, cuesta de reconocer por alguien con poca empatía y cero flexibilidad es entendido como negativo, a veces ni eso, pero no hacen el esfuerzo de entenderlo o de ponerse en la piel de otra persona. El problema principal no es de la persona que no es como las demás o como se espera de ella sino de las personas que no son capaces de respetar las diferencias, ya no hablemos de valorarlas positivamente.

El problema que tiene la gente como tú, la que se siente distinta a los demás es que suele intentar ser como se espera que sea y no lo consigue y entonces se siente mal y empieza a pensar únicamente en lo que le diferencia y lo ve como algo muy negativo y todo se convierte en un círculo vicioso que le lleva a acabar con la autoestima muy baja, tanto que no es capaz de valorar lo que tiene ni tampoco de corregir ciertos aspectos que podría corregir. Si ese es tu problema, si tus diferencias se te hacen demasiado costosas no te recomiendo que trates de cambiar sino que aprendas a quererte tal como eres. Para ello te vendrá muy bien nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima.

Déjame que te lo repita otra vez. No puedes aspirar a cambiar lo que te diferencia de los demás, aunque puedes aprender a controlar ciertos detalles para ser mejor aceptado socialmente, pero la esencia, lo que tú eres, eso no debes cambiarlo. A lo que debes aspirar es a obtener lo mejor de ti mismo y eso implica no frenarte y actuar tal como eres. Intenta ser tan objetivo como puedas, te vendría bien la opinión de un buen amigo que entienda que lo que quieres hacer es únicamente corregir defectos graves. Voy a ponerte un ejemplo:

Imagina que tenemos a una persona que tiene una forma de pensar bastante distinta a los demás, puede que tenga cierto privilegio a la hora de ver y entender las cosas, que tenga más formación o un pensamiento analítico especial. El caso es que su forma de pensar no es errónea, si pudiéramos comprobar quién tiene razón, pero está tan convencido de ello que suele expresar sus opiniones de forma tajante. Pensar diferente le trae problemas ya que suele chocar con la forma de pensar de los demás. También le trae problemas estar siempre a la defensiva y ser brusco a la hora de hablar. Esta persona acaba pensando que está equivocado, que el mundo no le entiende, cree que tiene razón pero no sabe qué es lo que hace mal. Empieza a pensar que todo el mundo está en su contra o que el resto de personas son lo peor. Llega un momento en que no se quiere nada y aunque no se dé cuenta tiene la autoestima en el sótano.

Esta persona no debería cambiar su forma de pensar. Debería encontrar a alguien que le confirmara que tiene ese don o ese privilegio de ver las cosas con claridad, pero que tiene el defecto de imponer su punto de vista o de hablar sin escuchar a los demás. A esta persona no deberían recomendarle que cambiara sino que aprendiera técnicas de asertividad para comportarse de otra forma, pero eso es otro tema, que por cierto también tratamos en este blog. Si esta persona entiende que expresarse como lo hace es un problema podrá solucionarlo y si aprende a valorar su peculiaridad también podrá explotarlo y sacar lo mejor. Podría usar lo que sabe para escribir un blog, por ejemplo. Acudirían personas que tienen intereses parecidos y que coinciden en su forma de pensar. Puede haber muchos a en todo el mundo, pero no necesariamente tienen que estar en su entorno más cercano.

© Vassilis Online

Es por ello que ser diferente tiene que ser valorado como algo positivo. Tener una, o varias cosas, que nos diferencien de los demás nos puede hacer destacar en algo que no tienen los demás. Si lo piensas los artistas normalmente son personas que no han sido aceptadas de pequeñas, a quienes costaba hacerse entender y no es que el arte sea su válvula de escape sino que tienen una sensibilidad especial que saben plasmar o transmitir. Aprovechan sus rarezas. Y eso les hace destacar y ser admirados por todo el mundo.

Y cuando alguien a quien todos admiran o que es reconocido por hacer algo peculiar y tener un punto que le diferencia de los otros, hace algo diferente, los demás no lo entienden pero en lugar de pensar que es peor que ellos y despreciarle, como puede estarte pasando a ti ahora, sienten lo mismo pero creen que no le entienden porque está en un nivel superior al que no llegan ellos.

Todos los que destacan en algo han sido diferentes, y todos ellos han sabido aceptarse y sacar lo mejor de si mismos. No digo que estés destinado a hacer algo grande pero tu forma de ser te predispone a ser bueno en una serie de cosas y cuanto antes las descubras y empieces a trabajar de forma proactiva para potenciar tus diferencias, mejor te irá.

Para ello es básico tener una buena autoestima, fortalecerla está en tu mano, cuando lo hagas podrás valorar tus diferencias, te recomiendo nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima.

Una respuesta a «Ser diferente no es malo»

  1. tenes toda la razon solo tenemos que aprender a como iteractuar las ideas de los otros con las nuestras a final todos apuntamos hacia adelante solo que no nos entendemos o sabemos expresarnos si que otros lo entiendan como falta o lastimarlos etc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.