Ser alguien

Ser alguienPhoto Credit ”Petey Photography

Nacimos sin saber quiénes éramos, nuestros sentidos trabajaban mucho por percibir y asimilar bien en el mundo en el que vivíamos. Éramos como esponjas que absorbían todo lo que venía del exterior. Pronto nuestros padres nos pusieron un nombre para ser alguien identificado. Nos recordaban una y otra vez lo lindos que éramos, las demás personas confirmaban este hecho.

Pronto fuimos a la escuela jardín. Allí aprendimos que había muchos más niños que aun no conocían mucho de este nuevo mundo y cada cosa o bien nos causaba intriga y curiosidad o bien nos provocaba miedo. Cada uno de ellos tenía algo ya formado de su familia y con el pasar del tiempo hemos definido nuestra manera de ser y nuestros pensamientos. O sea, no solamente nuestros padres nos han hecho a nosotros sino también influyeron indirectamente en nosotros los padres de todos esos niños con quien nos hemos relacionado.

Pronto empezamos a ver dibujos y películas en la televisión. La información que se transmitía ahí iba directamente a nuestro inconsciente y nos hacía desear tanto esos juguetes que pasaban en la publicidad de la televisión como cualquier otra novedad. Nuevamente nos hacían escoger algo que en un principio quizá no pensábamos pedir.

La sociedad nos ha hecho a nosotros. Somos fruto de muchos pensamientos anteriores y pronto sentimos la necesidad de ser alguien porque NO hemos sido nosotros mismos desde el principio.

Si te sientes bien siendo tú mismo entonces no hay problema pero si no te sientes a gusto contigo mismo lo que debes hacer es redescubrir quién eres. Las personas normalmente no pensamos por nosotros mismos, sino que antes han influido muchos otros pensamientos que nos han hecho creer que la vida es muy distinta, que las cosas son difíciles, que los sueños mayormente no se cumplen, que es imposible ser alguien feliz cuando estás en la pobreza o incluso al tener mucha riqueza porque te vuelve muy desconfiado. Todo esto son mitos.

Mucho de lo que piensas ahora no es proveniente de ti. ¿Entonces qué sí lo es?

Una vez estaba en una clase de arte cuando de pronto el profesor nos propuso fabricar nuestras propias máscaras exactamente igual a nuestras caras. Nos pidió los materiales y la gran mayoría los llevó a la clase (yo no lo hice). De pronto cuando empezaron a hacerse todos se dieron cuenta que necesitaban compañía. La mitad empezó a ayudar a otra mitad de alumnos, luego viceversa. Al final quedaron muy buenas las máscaras donde podías ver con claridad cómo era tu cara tal como una imagen 3D.

Nos hemos creado máscaras sociales para ser alguien. Esas máscaras muchas veces tapan nuestros verdaderos sentimientos, nuestros verdaderos deseos sobre lo que queremos en esta vida, no nos hace demostrar al mundo quiénes somos realmente y, sin querer, nos amargamos la vida porque no podemos demostrar sin miedo quiénes somos realmente.

Para ser alguien tienes que descubrir quién eres realmente así que tienes que dejar esa máscara a un lado. Esa máscara no la has construido tú, sino los demás. Esa máscara que probablemente la hayan confeccionado otras personas como tus padres, amigos y los medios de comunicación. Por lo tanto los deseos que hayas tenido y los que te vayas surgiendo puede que sean deseos en realidad de otras personas y no tuyas. (Todos conocemos al padre obsesionado con que su hijo sea un jugador de tenis profesional, pero, ¿El hijo realmente quiere?)

Quizá estés así por querer quedar bien con tus padres. Si ellos dos son médicos, si tus abuelos también lo han sido y quieren que tú también lo seas tú no tienes porque serlo si a ti no te apetece ser médico. Si de niño te ha encantado desarmar tus juguetes, averiguar su mecánica, sus movimientos e inclusive construir tus propios modelos de robots te apasionaba mucho entonces lo más probable es que te guste ser ingeniero electrónico. ¿Para qué sufrir por algo que no te va a hacer sentir útil?

Ser alguien en esta vida va mucho con decidir por uno mismo quién quieres ser. Cuídate mucho de que esos deseos internos sean auténticamente tuyos, los cuales mayormente los encontrarás averiguando tu pasado, lo que te encantaba de niño y lo que realmente quieres ser ahora.

A mí por ejemplo NO me gustaba para nada la injusticia que se hacía entre otros niños, peleas entre ellos, burlas cuando alguien se caía… No quería que hubiera más de eso por esa razón siento que quiero ayudar a los demás para que tengamos un comportamiento más adecuado, un comportamiento más humano donde podamos vivir con más armonía entre todos nosotros y sobretodo mejorar este mundo.

Ese fue un valor que cultivé desde muy niño y que hasta ahora lo tengo, por eso ayudar a los demás me nace desde muy dentro y es totalmente mío, por suerte aprendí a ser alguien.

Hay un sueño que siempre estará en nuestras venas. Es lo que realmente te ha hecho sentir vivo, es una motivación muy fuerte. Averigua cuál es el tuyo para ser alguien definido en este mundo; Así será más fácil saber a dónde quieres llegar. Lo demás puede que sean sobras de información que te han estado metiendo y que te han apartado de tus verdaderos deseos. Así es este mundo, porque si no fuese así nadie compraría ropa de moda, la gente se contentaría con tener la misma de siempre con tal de que no esté rota ni desteñida. La moda no tendría mucho poder ahora si no nos metiesen tanta información con la publicidad y el marketing.

Muchas personas quieren ser alguien buscando el sentido de su vida al punto de ser vulnerables y creer cualquier cosa que le pueda decir alguien sobre la vida después de la muerte. Yo no la niego ni la afirmo pero en cualquiera de los dos casos tienes que esforzarte lo mejor posible para que tu vida sea lo que realmente quieres. Tener algo por el qué vivir y ser feliz de verdad.

Si te pasas todos tus años sentado en un sofá viendo la televisión después del trabajo, luego formas una familia donde no tengas tiempo para  ti mismo, así irán transcurriendo los años hasta que llegues a ser un anciano y naturalmente te vendrá el miedo a la muerte, porque no has vivido de verdad.

¿Quieres ser alguien? Dedícate a hacer lo que verdaderamente te gusta, lo que te mueve de tu asiento, lo que te hace soñar con mucha ilusión y te emociona con tan solo pensarlo. Eso es lo que deberías tener en cuenta para ser alguien y no buscar remedios de otro mundo para encontrarlo.

Aprende a ser alguien y hacer TODOS tus sueños realidad con nuestro libro: Lucha por tus sueños

5 opiniones en “Ser alguien”

  1. Coincido en que para saber lo que a uno le gusta debe de conocerse a sí mismo y las cosas que en el pasado le gustaban, pero tengo que añadir que algunas personas no han experimentado muchas sensaciones por lo que probablemente una persona tarde su tiempo en encontrar lo que verdaderamente le apasione. Aunque no tengo ninguna duda de que cuando esa persona lo descubra, cubra una necesidad que siempre ha tenido desde bien pequeño. En nuestro caso, Rolandox, el mundo de la seducción. Necesitamos conocer lo desconocido, siempre que no entendemos algo ( en nuestro caso las mujeres ) buscamos la forma de entenderlo.

    Gran post, un abrazo

  2. Gracias a dios mi madre siempre me ha dejado decidir por mi mismo de muy joven, y aunque tomé algunas malas decisiones, no me ha ido tan mal, y me siento muy bien en cuánto a ellas porque estoy dónde estoy porque yo asi lo he ido 'decidiendo'.

  3. Completamente de acuerdo¡¡ Lleva mucho tiempo y superar miedos, por suerte se ve recompensado cuando te das cuenta eres singular y feliz contigo mismo¡

  4. Pienso que todos se deben encontrar asi mismos y me gusto mucho tu escrIto…. Jajaja pero ahora me están diciendo que necesito tu libro, que IRONÍA no??. Ójala fuese tan fácil como leer un libro descubrir la escencia propia, yo creo que hace falta vivir la vida para saberlo. Sin embargo, la sociedad y el orden mundial nos tienen muy limitados. Hoy en dia somos borregos navegando en internet y viendo tv, es dificil escapar, yo también vivo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.