Para qué sirve ser asertivo

© Wonderlane

Tener una personalidad asertiva es lo más recomendable. De hecho es lo único recomendable ya que se trata del equilibrio justo entre los dos polos opuestos de los distintos tipos de personalidad. En uno de los extremos tenemos a las personas con un modo de ser agresivo y justo en el lado contrario encontraremos a las personas con un carácter pasivo. La asertividad es la capacidad que tiene cada persona de expresar lo que siente, de dejar claras sus opiniones y de no herir a nadie por el camino.

En la asertividad es importante tener en cuenta el objetivo final, así que como ya hemos recomendado en otros artículos el truco es saber elegir tus batallas. No siempre vas a tener que decir que lo que piensas, deberás valorar tu objetivo final y qué es lo que pasará si expresas tu opinión, por educado y razonable que seas si a la otra persona no le gusta lo que le cuentas no te vas a salir con la tuya. Así que el objetivo es algo que no tienes que perder de vista de cara a ser una persona asertiva y que consigue lo que quiere.

De todos modos la asertividad no es la llave que te va a abrir todas las puertas, si te encuentras con alguien agresivo será complicado que acepte tus razonamientos, por educados que sean. Ya sabes que este tipo de personas siempre están a la defensiva. Mejor no gastar energía con ellos. Por otro lado aunque la persona a la que le demuestras tu asertividad no sea agresiva sino tan asertiva como tu, no significa que tenga que pensar como tú, por tanto, por muy asertivo que seas siempre hay riesgo de que no puedas convencer de tu opinión a la otra persona. La razón para ser asertivo la vemos ahora en tres puntos básicos. Para aprender a ser asertivo te recomiendo nuestro audio curso Cómo ser asertivo, en el que lo aprenderás todo para ir cambiando poco a poco tu forma de comunicarte con los demás.

Las razones por las que debes ser asertivo

Tener capacidad de expresar tus emociones

Ya sean negativas o positivas hay muchas personas que son incapaces de expresar sus emociones. Es cierto que pasa más a menudo con las emociones negativas, y es que nos reprimimos constantemente. Expresar lo que nos gusta es mucho más fácil que lo que no nos gusta, pero reprimirnos nos pone enfermos física y anímicamente. Además del correspondiente problema que conlleva no ser capaz de decir que algo no te gusta o te hace sentir mal, ya que si no lo dices no vas a poder evitarlo. Solo por eso ya vale la pena expresar lo que uno siente.

Ser capaz de cuestionar las cosas

Si eres de los que tiene pensamiento crítico y eres asertivo podrás hacer las preguntas adecuadas sin que te sepa mal. Si no entiendes algo podrás preguntar sin problemas para que te lo expliquen. No sirve de nada tener un pensamiento crítico si no eres capaz de expresar tus dudas o tus opiniones, lo mismo que cuando no entiendes alguna cosa, casi siempre acabarás antes si compartes tus dudas con alguien que pueda ayudarte. Ser capaz de preguntar por qué es importante y lo conseguirás sin problemas si eres asertivo.

© Beegee49

Para opinar sin problemas

Si tienes capacidad de expresar tus emociones y de preguntar o poner en cuestionamiento aquello que no te parece bien o no comprendes, ya no tendrás ningún problema en poder expresar tu opinión cuando sea necesario. De este modo, la asertividad te permitirá dejar claros tus puntos de vista y hacer saber a los demás lo que opinas sin ofenderles ni sonar agresivo. Recuerda que siempre habrá gente que no esté de acuerdo con lo que les digas o que no se sentirá cómodo de escuchar una opinión en contra, pero ese es problema de ellos.

No solo hay que saber expresar las opiniones sino que también hay que saber aceptar la de los demás. Pero que aceptes una opinión no quiere decir que no te duela, así que igual que tú lo necesitas, tienes que comprender que los demás necesitan su tiempo para aceptar lo que les dices.

Como ya he recomendado alguna vez, en estos casos lo imprescindible es no perder tu objetivo de vista. Si tu opinión sólo va a hacer daño a la otra persona y no te aporta nada positivo ni te acerca a un objetivo mejor que no se la digas. Ahora bien, si crees que aunque haciéndole daño puedes ayudar a mejorar a esa persona tendrás que decírselo. Hay verdades que duelen, pero que son necesarias y que se tienen que escuchar para poder tomar una decisión y hacer las cosas de otra manera. Así que si te sientes en la responsabilidad de decirle la verdad a alguien ser asertivo te ayudará a hacerlo.

Para no tener remordimientos

La culpabilidad es algo que nos machaca a muchos, nos sabe mal no ayudar a alguien. No queremos decir que no por si ofendemos a la otra persona y a menudo nos vemos diciendo que sí a hacer cosas que no queríamos por no sentirnos culpables. O peor, diciendo que no, que no queremos hacerlo y luego sintiéndonos culpables por no haber echado una mano a la otra persona.

La asertividad te enseña a sentirte bien con lo que haces. Si eres consecuente con tus emociones y tus pensamientos y consigues expresar las cosas te harás un favor a ti mismo y se lo harás a los demás, que siempre sabrán que dices lo que piensas, que no hablas con segundas y sabrán a qué atenerse contigo.

Si quieres aprender a ser asertivo tienes que seguir un entrenamiento específico, que puedes llevar a tu ritmo desde tu propia casa, con la ayuda de nuestro experto en la materia. Para ello compra nuestro audio curso Cómo ser asertivo con el que cambiarás tu modo de ser y aprovecharás todos los beneficios que te contamos en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.