Mi Historia con la Hipnosis: Hipnotizar e Hipnotizador

Aún recuerdo como era pequeñito y mis padres me obligaban a irme de vacaciones a un pueblo llamado Vinaros. Allí no tenía amigos, y si los tenía era siempre el último mono, dependía completamente de ellos.

Un día, en una de nuestras patrullas familiares dónde salíamos al centro de la ciudad y veíamos el mercado nocturno, nos topamos con la feria del libro. Y allí estaba ese libro verde, no me acuerdo como se llamaba. Hipnosis poderosa, poderes hipnóticos o algo del estilo así enganchable.

En la contraportada te explicaba los poderes de la mente. En un principio fue mi padre el que lo compró para reír un rato y porque le fascinó, en cambio mi madre estaba en completo desacuerdo.

Y así fue como días más tarde empecé a hojear el libro. Empecé a leerlo y ponerlo en práctica. Entraba en estado y salía de él, hacia regresiones y todo lo que haya en la hipnosis. Para mi esos momentos eran intensos, me relajaba completamente y dejaba mi mente al aire libre, volvían recuerdos de la infancia ya borrados.

Cuando me sentía muy mal, triste o dolorido me acuerdo que me encerraba en la habitación y con la luz encendida o apagada me estiraba completamente en la cama y allí seguía los pasos del libro, recuerdo como esos momentos eran de gran relajación.

Y no tuve casi más contacto con la hipnosis, nada más que cuando me topaba con el libro verde. Hasta el día de hoy que la utilizo para mejorarme como persona.

El fin de semana del 20 al 22 de julio, cuando bajaron los mejores sargeadores de España, hay uno en concreto muy bueno Sargeando (ligando) y que es hipnólogo. Cuando les fui a ver al hotel, Witzbol, que así se llama, me hizo una Hipnosis con Anclaje.

Me sentí muy bien, y el se quedó sorprendido de lo bien que me había funcionado la Hipnosis. Pues dicen que la Hipnosis es la medicina del Futuro, no se si será así, pero desde luego que a mí me ha ayudado, y cada vez que hago una hipnosis nueva pongo todos mis esfuerzos y mi empeño brutal para mejorar, me acuerdo de aquél chiquillo tímido y triste, que se acostaba en la cama con el libro en la mano y olvidaba sus problemas entrando en estado.

Por eso te recomiendo, que de vez en cuando, si escuchas mis Hipnosis, te aconsejo que te acuestes en la cama y las escuches simplemente relajado. Simplemente para tener tu momento.

Un Abrazo

5 respuesta a “Mi Historia con la Hipnosis: Hipnotizar e Hipnotizador”

  1. Tio cuando estes en madrid si quieres podemos hacer un pequeño grupito para esto desde queme hipnotizaron hace un par de meses estoy muy interesao en el tema ya que puede ser un aporte extra de superacion de miedos y barreras mentales.

    un saludo tio!

  2. saludos de mexico, esta bien chido el blog, lo estoy empezando a ler una pregunta podrian decirme cuando dicen fui a un pub de que hablan de un bar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.