Cómo saber si tienes alguna distorsión cognitiva

© najbo

Ayer iniciábamos este tema comentando un poco por encima en qué consisten las distorsiones cognitivas. Hoy antes de ver cuáles son las distintas distorsiones que te pueden estar afectando vamos a ver cómo saber si tienes alguna distorsión cognitiva. No nos fijaremos concretamente en ninguna de ellas pero sí en cómo saber reconocer los síntomas de este problema.

Muchas de estas distorsione cognitivas llevan a tener una baja autoestima. Es difícil establecer a veces qué ha sido primero, si la baja autoestima que ha llevado a aplicar un filtraje a todo lo que le ocurre a esa persona o sus distorsiones mentales le han llevado a creer que él, o ella, vale menos que otras personas y que merece lo que le pasa.

Este es un buen modo de descubrir si tenemos alguna distorsión cognitiva, ya que nos sentiremos culpables o merecedores de nuestra mala suerte. Alguien que piensa así de sí mismo no solo tiene un problema de distorsiones cognitivas sino que arrastra una baja autoestima, te recomendamos buscar la solución para este problema hoy mismo, por favor echa un vistazo a nuestro curso Cómo aumentar la autoestima, en el que podrás mejorar gracias al cómodo mp3 que puedes llevar a cualquier parte.

Por qué tenemos distorsiones cognitivas

Como explicaba en el artículo de ayer, las distorsiones cognitivas son fruto del aprendizaje, igual que el resto de procesos de pensamiento que llevamos a cabo. El problema es que se trata de un aprendizaje erróneo. Esto puede ser debido a que se aprendió incorrectamente, por culpa de la influencia de otras personas o que se aprendió bien, que esa forma de pensar era algo que funcionaba en ese momento y se ha usado como un estándar, convirtiéndolo en incorrecto.

Por ejemplo, la típica persona que cree que todos hablan mal de él puede tener un origen en ese problema totalmente real. Puede que haya pasado por un lugar o una época de su vida en el que las personas que lo rodeaban realmente hablaban mal de él. A partir de ahí se ha acostumbrado a pensar así y el cerebro lo toma siempre por cierto.

Lo mismo ocurre con personas que han crecido con unos padres que nunca han encontrado un defecto en sus hijos y que les han ensalzado y defendido incluso cuando hacían las cosas mal. Crecer o estar mucho tiempo expuesto a opiniones no reales nos ayuda a creer que esa forma de pensar es la más correcta y  en consecuencia a continuar aplicándola habitualmente.

© GollyGforce – Living My Worst Nightmare

Tipos de distorsiones cognitivas

Generalmente las distorsiones cognitivas forman una lista de unas quince. En ellas encontramos distorsiones de perfección, distorsiones que incluyen una visión desde pesimista a catastrófica o todo lo contrario, distorsiones que implican un aire de grandeza y una creencia de que la persona es mucho más importante o mejor de lo que es. Algunos creen ser el centro de atención, el centro del universo, creen que ellos tienen la verdad absoluta. También esto se aplica a aquellos que creen que su visión de la justicia es la más perfecta que hay, que no están equivocados y que el mundo en realidad es el que tiene un pensamiento erróneo.

Veremos cada una de las distorsiones, una a una en los diferentes artículos que publicaremos una vez a la semana a partir de la semana próxima. Así que estad atentos. Veremos en qué consisten cada una de ellas, cómo se manifiestan, cómo reconocer a alguien que las padece, lo habitual es no ser capaces de reconocerlas en nosotros mismos.

Cómo superar las diferentes distorsiones cognitivas

En primer lugar es importante aceptar, en rasgos generales, que nuestra visión del mundo no tiene ni que ser la correcta ni tampoco la única.

Escuchar a las personas que nos quieren, dejemos que nos aconsejen y atendamos si nos dicen que estamos equivocados. Si te lo dicen a menudo seguramente tienes algún tipo de problema.

Ser capaz de observar nuestros pensamientos, las reacciones que tenemos debido a ellos y sobre todo la reacción de las otras personas con nuestro comportamiento. Si no lo entienden y es algo general, acepta que probablemente eres tú el equivocado y no el resto del mundo.

Relájate y no te castigues ya que este tipo de problemas tiene una solución, a menudo mucho más sencilla de lo que creemos que pasa por cuestionarse cómo vemos las cosas y por tratar de verlas de otra manera.

Una buena técnica es dudar de todo y buscar alternativas a nuestra manera de pensar. Es decir, asumimos que pensamos de una manera determinada pero vamos a intentar añadir a ese pensamiento otras formas de pensar. Por ejemplo, crees que alguien te critica, ¿qué pensaría de esa situación tu madre? ¿y tu hermana? ¿y tu novio? Cada uno de ellos tiene un modo de pensar diferente y característico pero hay muchos más. Puedes jugar a ponerte en la piel de otras personas y pensar qué es lo que les lleva a actuar de esa manera. Si te critican, y lo tienes muy claro puedes ponerte en la piel del otro y pensar que él también tiene una distorsión, que es demasiado perfeccionista o un intolerante o simplemente que es alguien que tiene una autoestima tan baja que necesita machacar a los otros para sentirse superior.

Ver otros puntos de vista puede ayudarte a darte cuenta de que el tuyo ni es el único modo de ver las cosas ni tiene que ser el mejor. Además poco a poco evitarás tener pensamientos automáticos si los cuestionas todos.

Además de todo esto cada una de las distorsiones de las que iremos hablando tiene un modo distinto de aceptarse o de solucionarse. A partir de la semana próxima empezaremos con una de ellas y veremos cómo superarlas. Puede ser que solo padezcas uno de estos problemas pero es frecuente que una persona vea las cosas tan distorsionadas que esté afectada por varias distorsiones cognitivas.

Como decía al principio el primer paso es dejar de castigarte, dejar de pensar que es tu culpa, piensa que puedes solucionarlo y que eres totalmente capaz de ello. Tú te lo mereces. Si pensar así de ti mismo te cuesta demasiado no pierdas tiempo y apúntate a nuestro curso MP3 Cómo aumentar la autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.