Cómo dejar de ser tímida

Photocredit: romainguy

Si te encuentras sola, aburrida, harta de que siempre te considerem la sosa del grupo y te preguntas cómo dejar de ser tímida, has llegado al lugar indicado.

En este artículo trataremos de darte consejos sobre cómo dejar de ser tímida, que se basarán en la práctica y en el aumento de tu seguridad personal.

Nos basamos en muchos estudios llevados a cabo para poder crear el método de Verdadera Seducción. Si quieres un entrenamiento más profundo y todas las claves para dejar de ser tímido y tener habilidades sociales, te recomiendo nuestro: Curso online de sociabilidad.

Los chicos tímidos y las chicas tímidas no son exactamente iguales. Por norma general las chicas suelen tener mayor facilidad para socializar con otras chicas. Esto es algo que se marca desde pequeño. Puedes ser tímida pero aún y así estar rodada de otras chicas. Las hay que necesitan un séquito a su alrededor para ser las reinas de la manada. Las tímidas suelen ir muy bien a este tipo de personas ya que así logran destacar mucho más. En cambio los chicos no suelen tener este tipo de manías. Si eres de los que juega a fúbol tendrás amigos mientras que si prefieres leer en la sombra es posible que te quedes sin jugar con nadie. Vas creciendo aislado y no practicas suficientes habilidades sociales.

En el caso de las chicas, por norma general, aunque siempre hay excepciones, no han practicado las habilidades sociales por su propia timidez y porque el ambiente que ha tenido alrededor ha impedido que lo haga ya que siempre se ha unido a las chicas triunfadoras que llevan séquito.

Luego la vida va pasando y como adultos tenemos otro tipo de relaciones: en el trabajo, la familia, los colegios de los hijos… y las habilidades sociales son mucho más necesarias pero si eres tímida probablemente lo único que hagas sea salir del paso interactuando como mejor puedas pero sin llegar a intimar con nadie ni a ampliar tu vida social. ¿Me equivoco?

Lejos ya del grupo de chicas guapas de clase, las simpáticas que te arrastraban a todas partes, llega un momento en la vida que te ves sola frente al peligro y te das cuenta de que no sabes nada de cómo conocer gente, de cómo dejar de ser tímida o de conseguir que los demás no te tomen siempre por esa chica tan callada.

No hace falta que te conviertas en la reina de la fiesta de la noche a la mañana. De hecho ni siquiera hace falta que te conviertas en la reina de la fiesta. Pero debes ser algo más que un ratoncito al que han convertido en caballo por unas horas y lo dejan con las carrozas en la entrada de palacio. No, tú quieres entrar a a fiesta y bailar. Aunque no seas la protagonista. Cenicienta tampoco lo era  y no le fue nada mal.

La mayoría tenemos malas experiencias por lo que respecta a las interacciones sociales, seguro que más de una vez se han reído de ti, te has sentido rechazada o no has sido ni siquiera tomada en cuenta. Si te pasa esto último y pasas demasiado desapercibida tienes que dejar de ser tímida y sacar lo mejor de ti.

Photocredit: findingtheobvious

Cómo dejar de ser tímida

Para ello, como hemos dicho antes trabajaremos nuestra seguridad personal y entrenaremos nuestras habilidades sociales. Lo bueno es que puedas practicar ambas cosas a la vez. Aunque si te resulta demasiado difícil trabaja primero en solitario la seguridad en ti misma. Hay muchas técnicas y prácticas que te pueden ayudar. Pero no las controlarás ni harás tuyas hasta que no las practiques en público. Pero empezar por tu familia es un buen método.

Ya que vas a dejar de ser tímida y quieres cambiar tu forma de vivir o de relacionarte es posible que te apetezca un cambio de look. A las mujeres nos gusta cambiar de aspecto de vez en cuando, vernos diferentes físicamente nos predispone mejor a aceptar los cambios de nuestra vida, ¿no te parece?.

Trabaja en tu aspecto. No hace falta que seas una miss, solo necesitas verte bien, arreglada, cuidada… eso no implica que tengas que ir todo el día repeinada y maquillada pero sí que no te veas dejada y descuidada. Cada una en su estilo deberá acicalarse para estar bien. Por una misma. Aunque no vayas a salir de casa.

Practica la sonrisa. Desprendemos energía. Además nuestra cara demuestra a los demás cómo nos sentimos. Alguien que sonríe transmite energía positiva y permite que los demás se acerquen a él. Alguien serio o con pinta de estar muy dentro de si mismo solo invita a que te dejen tranquilo con tu introspección. Así que sonríe. Una sonrisa es un muy buen saludo e invita a conversar.

Habla delante del espejo. Ya sabes a qué tipo de situaciones de enfrentas a diario, cuál es el ambiente en el que te mueves, es decir qué tipo de conversaciones vas a tener, cuál es la pregunta estrella, de qué habla la gente con la que te mueves para tener conversaciones banales… Lo que tienes que conseguir es hablar. No te limites a contestar sí o no o gracias. No. Habla. Cuenta cosas, no hace falta que monopolices la conversación pero sí que tengas la costumbre de hablar, es la única manera de que te escuche, por una parte, de ser tenida en cuenta y de no ser recordada como aquella chica que apenas habla. No te vayas al otro extremo y pases a ser recordada como la que no se calla. Ten claro qué quieres decir, ensaya, siéntete segura con la conversación y practica, practica, practica.

Piensa en las situaciones que te producen mayor inseguridad o timidez. La timidez es una forma de protección. Afróntalas. Una a una, tantas veces como sea necesario. No tengas miedo al rechazo. Por eso es importante la seguridad en una misma. Ya hemos dicho que tenemos que trabajar ese aspecto a la vez que trabajamos las habilidades sociales. El rechazo forma parte del éxito, sin rechazo no habría éxito. Aprende de cada uno de ellos. Puede que la «culpa» no sea siempre tuya, hay gente para todo. Aprende de ellos y de sus malas respuestas o rechazos para ver si eres tú la que falla o son las circunstancias. Aprenderás a qué tipo de gente te puedes acercar, con el tiempo lo verás claro. Y eso es un gran aprendizaje aunque para ello hayas tenido que asumir más de un fracaso. Solo fracasa quien lo intenta.

Así que poco a poco ves aumentando tus interacciones sociales. Crea una lista con las situaciones que más te afectan y trabájalas una a una.

En esta vida se puede aprender casi todo. La mayoría de las cosas solo necesitan voluntad y practica para asimilar los procesos. Así que ya lo sabes, a practicar.  Si quieres conocer ejercicios concretos que se realizan para dejar de ser tímida y aprender a mejorar tus habilidades sociales compra ahora nuestro vídeo curso Cómo superar la timidez y ser sociable. Si sigues sus pasos en unos meses dejarás de ser una persona tímida a ser una persona sociable que siempre deja buen recuerdo en los demás.

(Recuerda que puedes comprar el producto desde cualquier parte del mundo dado que es descargable, aceptamos paypal (tarjeta), transferencia bancaria, Western Union y Contrareembolso (Solo España este último))

4 respuestas a «Cómo dejar de ser tímida»

  1. Muy bueno está el primer Ebook! Y ya voy a comenzar a realizar cambios en mi vida.
    En el primer Ebook, página 12 pusiste: «hay que dejar al margen «coas» como la política, religión» en vez de cosas.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.