Vivir angustiado

© Nico Nelson

La angustia es una de las emociones que afectan a más personas de mi entorno. Vivir angustiado es terrible, no solo para la persona que vive así sino también para aquellos que le rodean que se angustian de verle mal y sufren por no saber cómo ayudarle.

Hay que saber diferenciar entre lo que significa vivir angustiado o estar pasando un mal momento, dicho de otra manera «tener un bajón». Todos tenemos bajones, pero son momentáneos, la angustia es mucho más que eso, que se limita a unas horas. Si la sensación de bajón persiste en el tiempo y se alarga con los días, tienes un problema.

La angustia es una emoción más que, como muchas otras, puede convertirse en tóxica. Como te digo siempre que hablo de emociones, tienes que saberlas reconocer para aprender a gestionarlas correctamente. Hay personas que tienen un problema concreto con una emoción específica, pero pueden gestionar perfectamente el resto de ellas. Para aprender a reconocer tus emociones y saber cómo gestionarlas te recomiendo nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones.

No te preocupes si sientes que de vez en cuando no estás al cien por cien y que los bajones te afectan. Es totalmente normal, eso no es vivir angustiado. Como decía, bajones tenemos todos y a menudo son necesarios para ver de otra forma la realidad, ya sea para poner los pies en el suelo o para hacernos ver que nuestra vida tampoco está tan mal. Hay quien necesita tocar fondo para coger impulso y salir a la superficie de nuevo.

Vivir angustiado es otra cosa. Además de síntomas psicológicos que te harán ver las cosas de un modo algo distinto a como son en realidad, tendrás síntomas físicos que no podrás evitar y que ayudarán o colaborarán aumentando la sensación de angustia. Por si todo lo que pasa fuera poco encima te cuesta respirar, o tienes un dolor en el pecho que no te deja en paz.

Otro de los síntomas físicos más evidentes de la angustia es el dolor en la boca del estómago. En general la angustia se siente en esa zona: el corazón, los pulmones, la boca del estómago. El nudo en la garganta es otro de sus síntomas habituales. Vives con la constante sensación de que en algún momento te vas a echar a llorar.

Aunque no tengas un problema concreto, solo por la situación en general la angustia es demasiado profunda en ti. El problema de la angustia es que no nos deja ver las cosas como realmente son. Es famosa la pregunta que hacen con una botella o un vaso que está al 50% de su capacidad. Hay quien ese vaso o esa botella lo ve sin dudas medio lleno, pero en cambio hay quien lo ve medio vacío. Evidentemente ambos tienen razón, está lleno al 50% y vacío en el 50% restante.

Pero el problema es que quien lo ve medio vacío solo se queda con la parte negativa de las cosas. Solo busca lo negro, es pesimista y se siente descorazonado de forma fácil. El optimista, en cambio, verá la botella medio llena. No es un inconsciente, pero no va a preocuparse por la falta de algo de lo que todavía queda un 50%. El angustiado se preocupará, por lo que falta, lo que ya no está y por qué hará cuando se acabe lo que todavía queda.

Lo sano es disfrutar de lo que queda y preocuparse cuando el problema se presente realmente o bien actuar de forma precavida pero sin exagerar.

© Forty Two.

Quien solo es capaz de ver la parte negativa de las cosas tiene muchas posibilidades de vivir angustiado. No encontrar nada positivo hace que pierdas la esperanza y eso hace, a la vez, que cada vez lo veas todo más negro.

En realidad, como decía, las cosas no son tan negras, pero la angustia te impide ponerle otros colores. Es bueno saber escuchar lo que tienen que decir los demás sobre cómo ven las cosas. No pienses en negativo defendiéndote alegando que no te entienden. Puede que sea cierto, pero ¿les entiendes tú a ellos? No. Lucha por ver las cosas tal como te dicen los que te quieren que son. Si no son tan negativas sería bueno que aprendieras a darle la vuelta a esa forma de ver las cosas que tienes ahora. Recuerda que se trata de ver la botella medio llena, no medio vacía.

Es fácil para ti ver que todas las cosas tienen una parte negativa. Pero de la misma manera todas tienen una parte positiva y esa es la que no estás viendo. Absolutamente toda tu vida está condicionada por la forma que tienes de ver las cosas. Si las ves en negro solo vivirás bajo ese color. Intenta ver los colores, que serían la parte positiva de todo lo que te ocurre. Siempre hay algo bueno que puedes destacar, fíate de los buenos amigos que quieren ayudarte a verlo de otra forma.

La angustia puede estar en realidad ocultando otras emociones que no sabes gestionar como el miedo, puedes tener miedo a quedarte solo, a perder a alguien querido, a dejar a tus hijos… Puede que la angustia oculte frustración, que también se convierte en tóxica de forma rápida. Las emociones en general se deben observar, aprender lo que nos enseñan y dejar que se vayan para dar paso a otras emociones. Todos somos seres emocionales, no menosprecies el valor o la importancia que tienen las emociones en la vida de todos nosotros. Saber escucharlas significa entablar un dialogo interno con nosotros mismos. A menudo no nos conocemos tan bien como nos pensamos y nuestras emociones hablan de la realidad que no siempre somos capaces de ver.

Si después de leer todo esto sigues pensando que no quieres vivir angustiado pero que no tienes suficientes herramientas para salir de esta situación por ti mismo no dejes de echarle un ojo a nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones que seguro que te ayuda a reconocer cuál es tu problema y a gestionar mejor todas tus emociones a la vez que aprendes a entender las de los demás y a motivarlas o desencadenarla.  

2 respuestas a «Vivir angustiado»

  1. me gustaría recibir mas información sobre estos artículos que vais enviando y si alguien sabe de ejemplos para superar estos síntomas bienavenidos sean.,gracias

  2. A veces siento una gran angustia, frustaciones o cosas q no entiendo… y es verdad uno comienza a somatizar y repercute en lo fisico. Lo que puedo rescatar de todo esto es que lo unico y el unico que te puede llenar ese «espacio vacio» completando y curando todo lo que creemos que es imposible, es Dios El Creador y Todopoderoso. Pese a las circunstancias de la vida todo tiene un proposito, hay que ser perseverante y lo digo del lugar donde me encuentro hoy… claro q se necesita de ayuda, no hay que descartar eso lo, sin Dios no somos nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.