Qué significa perdonar

© slightly everything

La semana pasada veíamos cómo pasar página, aprender a perdonar forma parte del proceso de pasar página así que hoy vamos a contarte qué significa perdonar y cómo hacerlo.

Perdonar es un acto de generosidad y madurez, no todo el mundo es capaz de perdonar por mucho que en voz alta digan que lo hacen. Perdonar no significa olvidar pero sí estar en paz con lo que ha ocurrido. No significa entender las razones por las que alguien ha podido hacer alguna cosa pero sí aceptarlas y no guardar rencor por ello. Si alguien tiene espíritu o necesidad de venganza, sin duda no ha llegado a perdonar.

Perdonar implica dejar atrás una serie de emociones que nos embargan cuando nos sentimos dolidos o decepcionados. Las emociones son algo complejo que rara vez se presentan de forma individual. Es frecuente que sintamos rabia y dolor, alegría y temor… para aprender a gestionar correctamente las emociones es básico que sepamos reconocerlas, que aprendamos a diferenciar entre unas y otras y que veamos qué parte o peso de una y otra estamos sintiendo en cada momento. Las emociones hay que vivirlas, no podemos negarlas o de lo contrario no van a hacer su proceso y no podremos superarlas. Para aprender a reconocerlas, gestionarlas y dejarlas marchar te recomiendo nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones con el que podrás aprender el paso a paso de la gestión emocional.

Perdonar significa liberar unas determinadas emociones, cuando no perdonamos nos anclamos en un hecho del pasado y no avanzamos por mucho que queramos. La venganza es lo contrario al perdón. Mientras planificamos nuestra venganza el dolor no mengua, al contrario, lo alimentamos constantemente. Ya debes saber que la rabia es una serpiente que se muerde la cola y se autoalimenta constantemente para hacerse más y más grande cada vez. Si no das razones a tu rabia para que crezca podrás liberarla y estar en paz, pero si alimentas su fuego es una llama que no se apaga nunca.

La rabia es como un monstruo hambriento que necesita más combustible para seguir quemando y el combustible es lo que tú sientes, las razones que tienes para no olvidar, para no avanzar, para tratar de buscar alivio en una venganza que lo único que proporcionará será más rabia.

El perdón es algo complejo y para el que no todo el mundo está preparado. La religión habla frecuentemente de perdón, dicen que el perdón nos hará libres. En cierto modo es así, ya que cuando uno perdona es cuando por fin puede pasar página.

Qué significa y qué no significa perdonar

Perdonar es vivir en paz en el presente y no tener temas pendientes. No permitir que el pasado nos arruine la vida, por mucho que haya sido doloroso y nos haya arruinado el pasado. Perdonar significa empezar de nuevo sin sentir que hay algo pendiente en el pasado.

No significa olvidar ni tampoco negar. Lo que ha pasado ha pasado. A veces no podemos comprender las cosas pero podemos aceptar que han ocurrido.

Lo más complicado de todo tal vez es perdonarse a uno mismo, sin duda escribiremos en profundidad sobre este tema en los próximos días.

Perdonar significa plantearse el futuro de modo limpio, sin necesidad de vengar los comportamientos pasados o de enmendar nuestros errores. Lo pasado pasado está y lo único que podemos hacer es no volver a cometer los mismos errores del pasado, pero repararlos ya no podremos. Aceptar eso forma parte del proceso del perdón.

Perdonar no solo es renunciar a la venganza sino que también es renunciar al rencor personal, es dejar de desear mal a las personas que nos han perjudicado. Como decía antes, la rabia se alimenta con mucha facilidad y crece constantemente, por tanto para perdonar y vivir en paz es básico no guardar rencor y no perder ni un solo segundo de nuestro tiempo deseando mal a nadie.

© Tony Webster

A veces no podremos entender las razones de los demás para hacernos daño, pero eso no significa que no podamos estar en paz con nosotros mismos y con lo que ha ocurrido. Intentar entender algo que no tiene sentido no nos aportará otra cosa que no sea dolor. Por mucho que cueste a veces tenemos que aceptar que hay cosas que no tienen explicación, por lo menos para una mente sana. No todo el mundo tiene una mente sana así que es casi imposible entender todo lo que pasa en la vida o lo que alguien es capaz de hacer a las otras personas. Entender ayuda a perdonar pero no siempre es posible así que no te encalles en este punto.

Por último ten en cuenta que perdonar no es sinónimo de ser un pasota al que nada afecta y que no se altera por nada, para perdonar antes tiene que haber un dolor, y aquellas personas a quienes nada afecta en realidad no tienen nada que perdonar. Eso sí, no es una manera sana de enfocar la vida, no te traerá conflictos pero no significa que vivas en paz o que luches por tus derechos e intereses. Muchas veces te estarás dejando pisar y dirás que en realidad no te molesta.

Lo que tampoco es perdonar es entender o olvidar aquellos hechos que nos han dolido pero que han ocurrido por nuestro bien. Cuando eres pequeño y tus padres te castigan lo hacen para enseñarte algo, para que forme parte de tu educación, por tanto no tienes que perdonarles que te hayan castigado ya que no han hecho nada malo.

No confundas perdonar con entender. Para perdonar, como decía no siempre será posible entender, pero siempre será básico aprender a perdonar para poder pasar página. No te pierdas nuestro blog la semana que viene y hablaremos con más detalle sobre cómo perdonar para poder pasar página.

Para perdonar tenemos que ser conscientes del valor de nuestras emociones, saberlas reconocer y saber qué hacer con ellas en cada momento para dejar que sigan su camino sin encallarse dentro nuestro. Para ello te recomiendo nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones con el que aprenderás no solo a gestionar tus propias emociones sino que también aprenderás a generar emociones en los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.