Propuestas para mejorar una relación de pareja tóxica
Verdadera Seduccion | 21 de marzo de 2015 | Relaciones de pareja |

Propuestas para mejorar una relación de pareja tóxica

© Johnson Cameraface

Hace días que no hablamos de las personas tóxicas, que son aquellas que te dejan sin energía, que te hacen ver las cosas de un modo que no son y que hacen que saques lo peor de ti mismo. Una persona tóxica es aquella que siempre consigue que salgas enfadado cuando llegabas contento, o la que consigue que te enfades con alguien que no te había hecho nada hasta que llegó la persona tóxica. Si tu pareja es así hoy te presentamos propuestas para mejorar una relación de pareja tóxica. No lo des todo por perdido antes de luchar por cambiar las cosas.

No solo son tóxicas por manipuladoras sino que su modo de hacer las cosas produce malestar en la gente que les rodea y se contagian. Es como la manzana podrida de una cesta que empieza a pudrir el resto de manzanas en cuanto la tocan. Las relaciones tóxicas son aquellas que producen más malestar que bienestar.

Cuando tu relación de pareja es así tienes una serie de puntos en los que fijarte para que puedas reconocer la situación, hablamos de ello en un artículo hace unas semanas, que puedes encontrar pinchando aquí. Hoy nos queremos centrar en cómo mejorar una relación de pareja tóxica. No todo lo que está mal tiene que acabar mal, así que te propongo que si quieres a tu pareja y crees en esta relación luches por mejorarla. No tienes que culpar a la otra persona de todos vuestros problemas, probablemente como la lotería, la culpa estará muy repartida.

Unos hacen cosas mal pero los otros permitimos que las hagan. Por ejemplo, cuando tu pareja te habla con ironía eres tú la pesona que permite que eso esté pasando, los límites los ponemos nosotros y en una relación pasa exactamente lo mismo, son las dos personas las que ponen los límites de lo que es permisible a la otra. Así que hubo una primera vez en la que tu pareja te habló mal y lo permitiste. Eso sienta un precedente, la otra persona sabe que nos puede hablar así y que no pasa nada y quien recibe la mala frase acaba acostumbrado diciendo que su pareja siempre habla así.

Pero eso no tiene porque continuar de esta manera. Hay una serie de prácticas que llevan a cabo las parejas tóxicas como hablar mal al otro, usar la ironía para decir las cosas y hacer sentir al otro como si fuera tonto. Esto son malas prácticas en una relación y solo llevan a la infelicidad. No siempre llevarán a la ruptura, pero que quieras tanto a esa persona que prefieras vivir mal a perderla no significa que no puedas arreglar la situación. No tienes que conformarte. Puedes elegir intentar darle la vuelta a la situación en lugar de llegar a la ruptura. Siempre es mejor intentar arreglar las cosas antes de darlas por perdidas.

Para solucionar una relación tóxica tienes que tomarte tu tiempo para ver qué es lo que estás haciendo mal, qué es lo que no te gusta de lo que recibes de tu pareja. Si hace falta hazte una lista para tenerlo todo claro y intenta buscar soluciones a cada problema que tengas.

No es lo mismo plantear problemas que plantearlos ofreciendo una posible solución al mismo.

Cada miembro de la pareja debería hacer una lista de los problemas que presenta la relación y sus posibles soluciones. No hay más remedio ni mejor solución que hablar e intentar llegar a acuerdos. Escribe no sólo los problemas que ves, sino también cómo te hacen sentir.

Acuerda con tu pareja un momento en el que estéis tranquilos para poder tener una charla. Te recomiendo que uses algún tipo de normas para poder ordenar la conversación y asegurarte de no terminar discutiendo y con una situación peor que la que tenías al empezar. Hace un tiempo hablamos de esto en el blog, puede interesarte leer el artículo en el que recomendábamos el “tiempo fuera” en las discusiones. Lo puedes encontrar pinchando aquí.

Acuerda esas normas con tu pareja antes de empezar a hablar de la discusión. Trata de no ofenderte por lo que te cuente y de ser una persona lo más positiva posible. Hablar con un papel y un boli os ayudará a planificar mejor.

Se trata de detectar los problemas, los reproches que ambos tenéis. Junto al reproche debe haber una propuesta de solución.

© Daniel Y. Go

La cuestión es tratar de llegar a acuerdos, te pongo algunos ejemplos:

Cuando usamos la ironía para hablar estamos indicando al otro que en realidad no nos ha entendido, le tratamos de tonto y le hacemos sentir mal por tener que pensar si lo que dice es literal o tiene un doble sentido. Cuando uno usa la ironía habitualmente después cuesta mucho decidir si algo lo está diciendo irónicamente o en realidad. Por ejemplo: cuando estás muy mal y te preguntan cómo estás y dices: “estoy súper bien, no lo ves?” estás siendo irónico, y además estás haciendo sentir mal a la otra persona por hablar así. ¿Qué pasará el día que estés bien de verdad y le digas lo mismo? Pues que no sabrás si lo dice en serio o es irónico.

Así, que un primer acuerdo al que podéis llegar es no usar la ironía.

Otro acuerdo al que se puede llegar es el de no gritar, el de decir las cosas que nos pasan en lugar de callárnoslas, no conformarnos con lo que hay sino tratar de ser capaces de transmitir lo que deseamos.

Todas estas cosas las puedes acordar en una reunión con tu pareja. En la que más que reproches quieres llegar a acuerdos y conclusiones. Daros un tiempo para intentarlo y planificar otra reunión para supervisar si los acuerdos a los que habéis llegado han sido respetados y si ha mejorado algo la situación.

A veces basta simplemente con proponerse arreglar algo, si las dos personas tienen ganas de hacerlo, después de esa primera reunión de propuestas de mejora la situación cambiará radicalmente. Algo que tienes que tener en cuenta es que no solo tienes que estar dispuesto a cambiar y a comportarte mejor sino que tienes que entender que tu pareja va a hacer lo mismo. Acepta sus cambios y valora el esfuerzo que está realizando. No eches en cara cosas del pasado cuando la otra persona trata de comportarse de la manera que habíais acordado.

Para superar una situación de crisis de pareja lo más recomendable es hablar mucho, sin herirse y sin pretender cambiar al otro sino la forma de relacionarse que tenemos. Superar una crisis es posible y darle la vuelta a una relación tóxica también así que te recomiendo que lo intentes, cuando lo consigues vale mucho la pena.

Comenta





Hay 1 comentario
  • Rodrigo (Paraguay) dice:

    Hola que tal? Tuve una relación tóxica y decidí alejarme después de una pelea y hace días que no hablamos más! Voy a intentar sanar mi relación acercarme de nuevo y me fortaleció los consejos que leí! Quiero hacerlo lo mejor que pueda y ya comencé el proceso de salir adelante y cambiarme a mi mismo primero para poder mejorar mi relación. Espero que todos los que quieran sanar su relación lo consigan! Bendiciones!



Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)