No se de qué hablar
Verdadera Seduccion | 27 de marzo de 2014 | sociabilidad |

No sé de qué hablar

© Jason Pier in DC

Este artículo va dedicado a todas aquellas personas que consideran que no tienen temas de conversación. No necesariamente tiene que tratarse de una persona tímida, muchas se consideran simplemente “sosas” sin llegar sentirse preocupados por su timidez. Pero si a menudo te ocurre que piensas “no sé de que hablar” lee este artículo en el que te daremos pautas para sacar temas de conversación y aprovechar los que ya están sobre la mesa.

El problema de muchas personas es que necesitan más tiempo que otras para pensar, son más lentas de reflejos, algunos, de esos que hablan mucho y siempre están haciendo chistes son demasiado rápidos. Vivir dentro de su cabeza debe ser muy estresante, siempre tienen algo que contar o alguna anécdota que recordar. Cuando una persona que requiere más tiempo se junta con una de esas a las que el cerebro va a mil por hora, nos encontramos con que una de ellas monopoliza la conversación y la que no habla pronto desconecta.

Nos encontramos diciendo que sí con la cabeza y sonriendo de vez en cuando pero en realidad no estamos en la conversación. Así que el primer consejo que os doy es escuchar activamente. Saber de qué se está hablando, de qué va la cosa, en todo momento nos permitirá tener algo que decir. Si no sabemos de qué hablan no vamos a poder añadir nada, está claro. Además hay muy buenos trucos para poder iniciar conversaciones cuando no sabes qué decir. Te recomiendo nuestro curso Cómo evitar la timidez y ser sociable, que te ayudará aunque no te consideres tímido a darte herramientas para mantener conversaciones interesantes, controlar el foco de atención y demás.

Para tener temas de conversación, como te decía, es básico que escuches a la gente cuando te habla, o cuando hablan entre ellos. Si lo haces pronto podrás añadir anécdotas a las conversaciones, ya sabes, el típico: sí el otro día me contaban… si eres tímido no hace falta que uses anécdotas personales para hablar de un tema, poder hablar de otros sin nombrarles te da una distancia que hace que no te pongas nervioso al hablar del tema. Es una manera de conversar sin implicarse demasiado.

De este modo puedes mostrar tu empatía con otras personas a través de la conversación. El miedo de mucha gente es que les hablen de cosas que ellos no han vivido y no sepan qué decir, pues aquí también vale el truco de conocer a alguien. ¿Que alguien te cuenta lo bien que lo ha pasado en determinado viaje y tú no has ido? Siempre puedes recurrir al sufrido, “vi un documental, me pareció un lugar fascinante” y a continuación hacerle alguna pregunta y dejar que te cuente. A partir de lo que te cuenta podrás opinar, es interesante, es extraño, es curioso, es divertido… como ves puedes pasar un rato charlando y estando atento a lo que te cuenta alguien sin en realidad decir nada importante.

La otra persona terminará la conversación pensando que eres agradable y atento y todos tan contentos. En cambio si te quedas callado y dices que no has estado en ese lugar o que tú no has ido de vacaciones la conversación se da por finalizada o te lleva a otro terreno. Puede que la otra persona lo que en realidad quisiera era hablar y compartir lo bien que se ha sentido durante el viaje y tú no has sabido mantener esa conversación.

Así que escuchar, y conocer un poco de muchas cosas te ayudará a entablar conversaciones con la gente. No hace falta que seas un experto, lo justo para poder hacer algún comentario o pregunta relacionada con el tema de conversación que tengáis.

Si vas con un determinado tipo de personas y ya sabes de qué hablan o lo que les gusta la respuesta a tu problema es fácil. Escúchales, busca información sobre el tema que les ocupa y podrás hablar con ellos sin problemas.

© pedrosimoes7

Si lo que te pasa es que nunca tienes nuevos temas de conversación que les gusten a tus amigos tendrás que esforzarte un poco más. Tienes dos opciones, o bien obtener la información de otro grupo de amigos y luego usarla para los primeros y al revés o bien ser tú el que busca cosas curiosas para comentar. Hay muchas personas que usan para eso las redes sociales. No se trata de entrar y hablar sino de seguir a gente interesante, que cuente cosas, que cuelgue artículos, que proporcione información, y luego podrás comentar con tus amigos, que has conocido una nueva aplicación o que va a salir un juego que promete ser la bomba.

La cuestión es exprimir el cerebro, no te quedes con el “no sé de qué hablar” callado sin hacer nada. Si en ese momento no sabes de qué hablar escucha atentamente, participa de la conversación riéndote y comentando lo que se dice y ya estarás hablando. Muchas personas creen que hablar implica monopolizar la conversación, pero encontrar a alguien que sepa conversar implica saber escuchar. Así que si eso ya sabes hacerlo el resto es pan comido.

Si tu problema es la timidez tendrás que trabajar más a fondo en ello para conseguir que no haya una barrera entre lo que tienes que decir y el resto de personas. Tendrás que practicar, saber cómo hablar en público, como relacionarte con los demás y sobretodo ganar seguridad en ti mismo.

Conocer tu propia voz y acostumbrarte a tu forma de hablar o de reír puede ser importante para que venzas la timidez y empieces a relacionarte con los demás con mayor naturalidad. El tema está en aceptarse y mejorar lo que creamos que podemos mejorar.

Para los tímidos el espejo es un gran aliado. Las cámaras de vídeo también ayudan ya que puedes ensayar frente al espejo hasta que te salga como te gusta y lo hagas con normalidad. Luego te gravas con la cámara sin ver el resultado en directo, si usas una webcam, desconecta la pantalla, que tu imagen no influya en lo que vas diciendo ni en cómo lo dices. Luego podrás observar y analizar los resultados hasta conseguir lo que deseas.

Para vencer la timidez tenemos muchos otros trucos y ejercicios que podrás hacer en tu casa fácilmente si sigues nuestro curso Cómo evitar la timidez y ser sociable, paso a paso desde la comodidad de tu casa podrás aprender a ser más sociable y ya no dirás que no sabes de qué hablar.

Comenta





Hay 1 comentario
  • Oscar dice:

    Excelente post domenec, la verdad yo era de esos que no hablaban casi por no saber que decir o por miedo de las burlas pero pues con el tiempo lo fui superando, es muy cierto lo del post, muchas veces por mi timidez no escuchaba a los demás cuando platicaban conmigo y me quedaba pensando que decir jeje, afortunadamente es cosa del pasado xD salu2



Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)