Lenguaje corporal para chicas

© coryrachele

¿Quieres seducir a un chico, has oído hablar del lenguaje corporal y no sabes cómo usarlo para que se fije en ti y caiga rendido a tus pies? Hoy te lo contamos. Debes saber que el lenguaje corporal es la forma en la que nos movemos, la posición que tiene nuestro cuerpo y la actitud que demostramos.

Todas esas cosas dicen mucho de la persona que las hace y pueden decirte mucho a ti también si sabes cómo leer o interpretar el lenguaje corporal. Cada situación requiere algo distinto, así que para ir a una entrevista de trabajo tu lenguaje corporal será muy distinto que el que practiques mientras intentas seducir a un chico. Tu último fin es totalmente distinto, la situación es distinta, el interlocutor es diferente, por lo que el lenguaje corporal se adaptará a la situación y sobretodo a lo que quieras transmitir.

El lenguaje corporal, como decía, dice mucho de cada uno, muestra si tiene confianza en uno mismo, si siente miedo o inseguridad, si querría salir corriendo y estar en otro sitio… Puedes aprenderlo todo sobre el lenguaje corporal gracias a nuestro vídeo Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo. Controlar esa parte de la comunicación te ayudará a conocer mejor a los demás y a transmitir con tu cuerpo o actitud lo que realmente quieres transmitir. Evitarás hacer cosas que te perjudican y que ahora haces sin darte cuenta, por simple desconocimiento del tema.

Para seducir a un chico usando nuestro lenguaje corporal lo que tenemos que conseguir es que él se sienta atraído sexualmente por nosotras. Podemos estar hablando de cualquier tema sin importancia y él tiene que sentir que lo que le decimos es lo más apasionante que le han contado en mucho tiempo ya que quien se lo cuenta le atrae especialmente, aunque no sepa decir porqué.

Vamos a empezar por lo más sofisticado, lo que te cuentan en todos los sitios: que debes usar zapatos de tacón para seducirle. Si estás sentada, cruzarás las piernas y dejarás el pie superior con el zapato colgando, juguetear con el zapato, ahora entra más en el pie, ahora sale es algo que les excita mucho. Pero no es algo sencillo para que puedas hacerlo de forma habitual, no nos engañemos. ¿Cuántas veces te encontrarás con la posibilidad de hacer esto?

Si el chico que te gusta es un compañero de trabajo y vas vestida a la oficina de forma elegante, eso es algo que podrás hacer gracias a vestir un traje chaqueta y unos zapatos con tacón, pero cuidado como haces ese gesto si estás en público, deberías dedicárselo a tu amigo de alguna forma que él lo notara. Si te pilla mirándole, por ejemplo, luego tus nervios llevarán a que juguetees con el zapato.

Es una forma de indicar que él te ha despertado un pensamiento sexual. Se supone que las mujeres hacen eso con los zapatos y los pies de forma subconsciente. Y a ellos les atrae porque les lleva a pensar en lo mismo.

Hay variantes pero lo básico es jugar con los zapatos, poner y sacar delicadamente y discretamente el pie, balancear el zapato de tacón con la punta del pie (ojo no salga volando), etc.

En las distancias más cortas lo que funciona muy bien es tocarle. Para acercarte a hablar con él pon tu mano sobre su antebrazo, quédate así mientras le dices lo que tengas que decirle, os hará hablar más cerca el uno del otro y el contacto físico propicia la seducción.

Tócate el pelo cuando estés cerca de él. Es algo que se hace también por inercia. Más que para provocarle con el movimiento del pelo es para soltar las feromonas que liberas. Si lo haces él olerá tu champú, tu perfume y las feromonas, que son las hormonas que desatan la pasión, y se sentirá atraído por ti. Recuerda que somos animales. Así que puedes ayudar a que la química haga su trabajo pensando en él de forma erótica. Eso aumentará tu nivel de feromonas, él no las sentirá de forma consciente, pero la pasión crecerá.

© JennaPrete

Mientras hablas con él mira a sus ojos y a sus labios, que note el paseo de un lado a otro.  Tócate mientras le escuchas, puedes usar un mechón de pelo o tocar tu clavícula, con un dedo, suavemente, como acariciando, pero es un movimiento tan imperceptible que los demás no lo notarán. Él sí. Se trata de quedarte de pie, o sentada, como estéis, con un brazo cruzado, con tu mano derecha tocas la clavícula izquierda o al revés. Escuchar atentamente mientras te acaricias le indica claramente tu interés sexual en él.

Habla en un tono de voz bajo, que él tenga que acercarse para oírte, si pone la oreja mejor, cuanto más cerca habléis mejor. Si tienes la ocasión de hablarle en su oreja, en una discoteca, por ejemplo, o confesándole un secreto (eso ya es de por si excitante) puedes dejar que tu cuerpo roce el suyo. Habitualmente el pecho rozará en su brazo.

Es otro movimiento que parece involuntario, no te vayas a apretujar contra él, los demás apenas lo notarán pero él sí. No se trata de decirle con el cuerpo, ven y desnúdame, pero sí de que sienta que tienes ganas de tener más proximidad con él.

Si hablas con él y llevas anillos (¡si estás casada ni se te ocurra!) puedes jugar con el anillo en tu dedo mientras habláis. Es una forma bastante evidente, de lenguaje corporal relacionado con el sexo. Con esto no le estás diciendo que quieres acostarte con él, o que vayas a hacerlo, solo que te atrae. Es distinto querer hacer algo y tener la intención de hacerlo. La atracción sexual es básica entre dos personas que se gustan, sin sexo lo que sientes no es amor sino una buena amistad. Así que no te avergüences de sentir ese tipo de deseo ni lo escondas. Úsalo para que él sienta lo mismo y tenga ganas de conocerte mejor o de dar un paso más en vuestra relación, de momento de amistad.

Sonríe tanto como puedas, mírale los labios, humedece tu boca… ese es un truco que tampoco suele fallar, pero que cuesta de practicar con naturalidad sin parecer una buscona. Practica en tu casa y ya sabes… ataca con el lenguaje corporal.

Gracias a nuestro vídeo Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo aprenderás a usarlo para seducir, podrás leer los signos de interés en un chico gracias a su lenguaje corporal y podrás usarlo en muchas otras facetas de tu vida como las entrevistas de trabajo, la negociación o el conocimiento más a fondo de los demás y sus verdaderas intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.