Las distintas caras de la envidia

© magnusfranklin

Hoy vamos a ponerle nombre a todos estos personajes envidiosos con los que nos encontramos a lo largo de la vida. Y es que la envidia tiene muchas caras. En este artículo veremos las distintas caras de la envidia, no las leas buscando únicamente a personas que conozcas y que encajen en esta descripción, trata de verte a ti mismo en alguna de ellas.

Si actúas de este modo y te reconoces en alguna de las distintas caras de la envidia, deberías tratar de superar este problema, en primer lugar deberás fortalecer tu autoestima y posteriormente tratar de ser más positivo en tu relación con los demás. No siempre tenemos que ser sinceros con el resto de gente, por mucho que lo que nos diga un envidioso es cierto, ni siempre es el momento de comentarlo ni serás la persona adecuada para hacerlo.

Si me lo permites, para reforzar tu autoestima te recomiendo nuestro curso Cómo aumentar la autoestima, que podrás escuchar cómodamente en cualquier parte gracias a su formato MP3. Aprovecha el tiempo de desplazamientos, por ejemplo, para mejorar la seguridad en ti mismo y de paso tu relación con los demás.

Vamos a ver las distintas caras de la envidia, o lo que es lo mismo, qué distintas formas de actuar tienen las personas envidiosas en función de su personalidad:

1. El buitre

El buitre es el típico que nunca dice nada, que siempre está ahí revoloteando esperando que a alguien le vayan mal las cosas. No es que vaya a hacer nada para perjudicarte, por eso les llamo los buitres. Son pacientes y se esperan a tener una víctima a la que devorar. Pero ellos no serán nunca los culpables de la caída de esas víctimas. De hecho les da igual una que otra. Pero cuando alguien pasa por un mal momento ahí están para dar consejos y hacerte saber lo malo que eres y lo rápido que se dio él o ella cuenta de que esto te iba a pasar.

Son los típicos amigos que desaparecen cuando tienes problemas pero que se quedan cuando te va bien. Están agazapados a la espera de que te equivoques para pegarte un mazazo. Antes no les has visto la intención pero luego podrás ver claramente cómo disfrutan con ello.

2. El contradictorio

Siempre hay alguien que empieza diciéndote que no quiere molestarte pero… o que le sabe muy mal decirte algo pero… y luego es cuando llega el ¡zas! y te la pegan. Son las típicas personas que hablan como si nunca hubieran roto un plato pero que solo lo hacen para decir cosas que son demasiado delicadas y que a quien las escucha no le van a gustar. No pierden el tiempo felicitando a alguien a quien le van bien las cosas, pero siempre tienen la delicadeza de dedicarle unos minutos a alguien que necesita palabras de consuelo. Llegan, dejan claro que no quieren molestar ni perjudicar y luego, ¡bum! te la sueltan y te dejan temblando mientras se van con una sonrisa como si te hubieran ayudado.

3. El que disfruta

Los hay que son tan evidentes que siempre les ves venir. No disimulan sino que te dicen lo que piensan tranquilamente y sin ocultarlo. Además lo hacen de forma tranquila, como si la cosa no fuera con ellos, no buscan la ofensa rápida sino que se toman su tiempo para hacerte saber lo mal que has hecho las cosas, lo evidente que era que te pasara eso. Este tipo de personas son aquellas que siempre se molestan contigo hagas lo que hagas y que siempre parecen tener algo contra ti. No disimulan y su actitud nunca será constructiva, sino todo lo contrario. Ellos siempre intentan que las cosas te salgan mal.

4. El cáustico

El que siempre dice lo contrario de lo que quiere decir y te lo dice en un tono irónico para que te des cuenta de que te está engañando. Suele decir lo contrario de lo que piensa y lo hace en forma de agradecimiento, para hacerte sentir más culpable todavía. Es el típico que te dice «gracias por avisarme ayer de que hoy teníamos un examen».  Le da igual que tú lo supieras o no lo supieras o que hayas tratado de localizarle o que hayas tenido un día de perros. No suelen tener en cuenta las buenas intenciones de los demás ya que siempre dan por hecho que todo lo que hacen los demás lo hacen para perjudicarles.

© ercwttmn

5. El negativo

El típico que se queja por todo, que todo lo ve negativo y que no es capaz de decirle un piropo a nadie pero en cambio no se corta cuando tiene que decir las cosas malas. ¿Sabes la típica persona que puede verte mil días y nunca decirte que estás guapa pero siempre es la primera en decirte que tienes mala cara? Pues eso.

6. El deprimido

Alguien tan negativo que solo ve la parte mala de la vida. Parece que tienen un empeño especial en pensar las cosas malas que pueden ocurrir. Siempre dan por hecho que los demás no las han valorado o que solo han pensado en las positivas. Si te compras un piso será la persona que te dirá que pronto saldrán humedades, o que si solo lo has visto por la tarde durante el día seguro que no tiene bastante luz. Es el que no te felicita cuando encuentras un trabajo sino que te pregunta cuánto tiempo tardarán esta vez en echarte.

7. La vieja chismosa

No hace falta ser vieja y estar aburrida para ser chismosa, mucha gente joven vive esperando a que los demás hagan algo para poder ir a comentarlo con cualquiera. Forman corrillos y cuentan intimidades ajenas con toda tranquilidad. Siempre sabe sobre la vida de los demás y siempre acaba siendo protagonista de los corrillos, aunque curiosamente para hablar de otros. Son personas que buscan protagonismo pero sin exponerse a las críticas ajenas.

8. El yo más

Seguro que conoces al típico que cuando se encuentra con alguien a quien le duele un pie a él le duele toda la pierna. Cuando le cuentas una mala racha que has pasado él te cuenta que le pasó lo mismo pero peor y la conversación acaba centrándose en la otra persona. Una persona con afán de protagonismo y que siempre tiene que ser más que los demás, si hablamos de desgracias… pues eso, el más desgraciado del mundo. No es que trate de animarte haciéndote ver que hay gente que lo pasa peor es que juega a quitarle importancia a lo que te ocurre a ti para terminar hablando de él.

Estas a priori son las distintas caras de la envidia que se me ocurren. Es probable que me haya dejado alguna, estaré encantada de leer vuestras distintas caras en los comentarios. Si alguno se ha visto reflejado en alguna de estas descripciones, lo primero que le recomiendo es un refuerzo de la autoestima. Cuando estés a gusto contigo, podrás dejar de sentir envidia de los demás. Para ello COMPRA AHORA nuestro curso Cómo aumentar la autoestima con el que aprenderás a quererte y respetarte más sin necesidad de compararte con otros para sentirte bien en tu propia piel.

2 respuestas a «Las distintas caras de la envidia»

  1. Hola!espero esten bien.waooo!que bueno esta este articulo,reconosco que he recibido muchos regalo de ustedes,pero si no he comprado algun producto de ustedes no es porque lo subestimo,es solo porque como ustedes saben las cosas no caminan bien financieramente hablando.Solo quiero decirles que escriben cosas muy valiosas,y por otro lado hay algunos productos que cuando puedas lo comprare.Gracias por los articulos que he descargado de ustedes.

  2. Agradezco infinitamente sus atenciones, he estado fuera y apenas estoy checando mis mensajes, de todo corazón espero que tengan un gran año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.