La fe y la Palabra

La fe y la palabra van de la mano juntas. Si tú crees fielmente que algo va a suceder, ten la certeza de que sucederá, y al mencionarlo con la palabra, estás certificando que esto sucederá.

Hay que analizar que lo contrario también se da, es decir, si mencionas con tu palabra algo, sin pensarlo ni meditarlo antes, si se puede cumplir, pero de manera incierta en determinada forma, y te explicaré porque. Si alguien por coraje menciona que algo va a suceder a su compañero, este correrá el rumor y este rumor se esparcirá entre muchos hasta conseguir un resultado casi similar a lo que se dijo; esto puede suceder porque la palabra está siendo influenciada a base de una mentira o de un error de comunicación, lo cual es diferente a lo que en realidad trata esta revista digital pero que deseo mencionar como sentido inverso del caso.

Desde tiempos inmemorables se dice que la palabra tiene una fuerza e importancia tan grande que puede construir así como destruir, es por ello que si queremos ser o aprender a ser más dignas y respetuosas personas se dice que «hay que ser rápido para pensar y muy lento para hablar», lo cual es cierto y verdadero, pues esta última frase encierra mucha sabiduría. No debemos dejar que nuestras palabras fluyan sin sentido, si tenemos la dicha de tenerla, debemos de ser claros al mencionarla y no desperdiciarla en frases vanas.

Como mencioné, la fe y la palabra tienen un lazo muy íntimo y cercano, la una apoya y refuerza a la otra, tanto es así que si por ejemplo tu deseas enfermarte por alguna razón no justificable, seguro que tu temperatura subirá a unos 39 grados centígrados o tendrás un cólico que te llevará a evacuar lo que no has comido.

Lo anterior menciona situaciones un poco negativas, pero, analicemos alguna de las buenas. Si alguien a visitado a un enfermo, sea cual sea su mal, verá cuando llegue que el enfermo tiene un rostro enfermodemacrado, su respiración está muy agitada y de pronto tiene mucho sueño por su debilidad. Si tú como visitante empiezas a conversar con el enfermo  y le mencionas que se va a recuperar, que te encanta saber que pronto saldrán a caminar y tomar un café, podrás darte cuenta que esa persona, que inicialmente estaba con un muy mal ánimo, empieza a sonreír, a tomarte de la mano y hasta habrá un momento en que empiece a contar chistes. Si tus visitas son más continuas, esa persona ten la seguridad de que por tus palabra diarias de aliento se recuperará muy pero muy rápido.

Tus palabras pueden construir y sanar también. A las personas no les gusta escuchar cosas feas de ellos, les encanta oír que le ves bien y que les halagues, y estas son mejor que medicina. Ha habido muchas personas con recuperaciones rápidas y milagrosas que incluso los médicos no salen de su asombro. Las palabras que tú has mencionado a un enfermo, las has dicho con un buen corazón y deseando (por fe) que se recupere y tu deseo se cumplirá si es sincero.

No solo deseo mencionar en cuanto a enfermedad pues hay diferentes casos, por ejemplo, el hecho de obtener un trabajo, tú pides o deseas tener uno digno y sabes que ese trabajo es para ti. Te encontrarás con la sorpresa de que el trabajo que deseabas no te lo dieron a ti sino que te ofrecieron un mejor cargo con mejores condiciones y remuneraciones por fe y confianza en que lo obtendrías.

Quiero contar algo muy personal que me ocurrió en una ocasión, y la moraleja la diré por anticipado, que al mencionar tu palabra con una fe no buena puede revocarse en ti.

Recuerdo que en mis años de estudio estaba en mi auto esperando a mi novia de ese entonces, resulta que me llama y me dice que no la espere porque se iba a demorar, pues su cuñado la estaba llevando a la facultad y se le desinfló una llanta y están cambiando la de repuesto. Yo ahora me río al igual que en esa ocasión, pues me molesté tanto por la situación de no poderla ver que dije «quizá se le bajen las 4 llantas» y saben que, pues en realidad se bajaron las 4 llantas, pero las de mi auto. ¡De risa verdad! pues aún me río.

6 respuestas a «La fe y la Palabra»

  1. jummm 100% de acuerdo con este texto, por que cantidad de cosas que yo he querido que pasen las he conseguido de esta forma, sugestionandome y teniendo fé y confianza que las conseguiré, es de verdad impresionante cuando me relajo y en mi cama o mueble, me relajo y comienzo a autosugestionarme con las intenciones ( buenas ) que quiero que pasen e inclusive al otro dia veo resultados o en los proximos dias. y la otra clave esta en no dejar de tener en mente con fé y confianza que pasará y obtendremos lo que pedimos :)

  2. Mi profesor de latín me contó que un amigo suyo predijo el dia que iba a morir y ocurrió, os juro que es verdad, y me fio de su palabra; de ahi a la mágia que explicaba un documental llamado el secreto hay mucho…el aar existe ypuede presentarse de forma cómica que haga pensar en lo sobrenatural…pero no creo que haya mucho más…

  3. este post esta basado en una ley que se llama del mentalismo, el cual indica que segun tu intencion esta viaja se junta con otras intenciones parecidas y luego vienen a la manifestacion (esoterismo), en psicologia creo que es que te tienes que repetir una y otra vez algo para que pase a tu subconciente (anclaje creo).. bueno todo este rollo es solo para decir que estoy completamente de acuerdo con el post y asi como a jack a todos nos a pasado algo parecido, cuando deseamos el mal a alguien, muchas veces (si no es que siempre) no le pasara a la persona que le deseamos ese mal, si no a nosotros mismo (tal vez nos sugestionamos)

    vale eso es todo, saludos

  4. Recuerdo un episodio del Dr. House que viajaban en un avión, y había una persona enferma, se empezó a divulgar que esa persona tenía una enfermedad contagiosa, lo cuál al final no era cierto, y las personas empezaron a sugestionarse, y vomitaban y les salían erupciones en la piel, y empezaban a enfermar. Luego dijo el Dr. House que todo había sido una falsa alarma, y como llegaron a creer que aquel hombre tenía una enfermedad contagiosa, todos se crearon esos sintomas por sugestión.

    Lo triste de todo esto, es que creo que es muchísimo más fácil sugestionarse para conseguir algo negativo, que positivo.

    Buen post Rodrigo.

    ElSanto.

  5. Gracias por sus comentarios, espero que en los proximos articulos sean de su agrado, pues no trato mas que decir lo que he visto y vivido y ser franco con todos quienes me pueden leer.

    Quiero acotar algo que aprendi y lo puse en práctica muchas ocasiones, y tengan por cierto lo que les digo que me resulto al 100%.

    Alguien me dijo, tu Fé es apoyada con tu palabra, la Fé es saber que das por realizado algo que tu quieres aun sin que se diese todavia, es como saber que el sol saldrá al siguiente dia, es decir, sabes que saldrá aunque no lo hayas visto aun. Cuando lo que tu desees lo refuerses con tu palabra, hay otra paso mas, tienes que reforzarlo con tu primer pensamiento, y aunque es un poco dificil de explicar, a ese primer pensamiento tienes que reforzarlo con tu ultimo pensamiento. Tratare de ser mas especifico con un ejemplo…

    Digamos que tu deseas un auto, tu te repites, ese auto lo tendre hasta tal fecha. Si estas tan seguro de ello lo tendras, pero si empiezas a dudar y tu pensamiento te dice: mmm, pero como lo voy a tener si no gano mucho, entonces lo perderas. Asi que con tu pensamiento tienes que repetirte que si lo vas a tener. Tu ultimo pensamiento es: cuando piensa que si lo vas a tener, de pronto como que una vocesita tuya al final del pasillo dice, "y si no lo tengo", entonces tambien lo perderas. La Fé es decir y pensar que ese algo se va a dar.

    Gracias a Todos y espero seguir en el blog si asi lo desean.

    Atte.

    Rodrigo Pacheco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.