La actitud del seductor (parte 2)

© Miriam Cardoso de Souza

A un seductor le reconoces nada más verle. Y lo mejor es que no puedes dejar de mirarle. Da igual si eres hombre o mujer. Le miras. Lo haces para observarle, para ver cómo lo hace, qué hace, el seductor tiene un magnetismo, una elegancia, que no deja a nadie indiferente. Pero cómo se llega a ser un seductor. Todo está en la actitud. En lo que piensa de sí mismo y en cómo actúa. Vamos a ver cómo lograr la actitud del seductor. Hace unos días escribimos la primera parte de este artículo, no dejes de leerla para saber en qué punto estábamos.

Te decía en ese artículo que el seductor es alguien que vive cómodo en su piel, que se lo cree. Que no resulta demasiado forzado, es un triunfador convencido. ¿Alguno tiene a estas alturas alguna duda?

La cosa está en conseguir ser un triunfador convencido, puedes estudiar manuales de seducción que te ayudarán mucho, como por ejemplo el nuestro, que no es más que una guía para enamorar a la mujer que te gusta.

Comentábamos también en otro artículo que la autenticidad es imprescindible, por tanto podemos decir:

El seductor es auténtico

Da igual qué estilo tenga, es el mejor en el suyo. El seductor es único e inimitable, tiene personalidad y carisma y además genera seguidores e imitadores. Puedes tener un modelo a quien emular, pero siéntete libre para adaptar ese modelo a tus características o necesidades. Eres único, solo destacarás si realmente eres diferente de los demás.

Puedes ser un heavy seductor, o un mood o lo que sea que te gusta, seas de la tribu urbana que seas. Tienes que ser único entre todos ellos, llevar tu estilo y tu marca allá donde vayas. Se trata, al fin y al cabo de crear una marca personal.

Las marcas, como bien, tienen todas algo que las hace diferentes y especiales. Cada marca tiene su público. Si dos marcas son parecidas lo más probable es que desaparezcan o que se dividan el territorio. Así pues atrévete a ser auténtico. Destaca, y luce tus diferencias a gusto.

No olvides las primeras reglas del seductor, tienes que estar cómodo en tu propia piel y que tu presencia sea la de un triunfador. Los demás te envidian, pero tú sientes respeto por ellos. No vayas por el mundo de perdonavidas, no te funcionará demasiado tiempo.

El seductor es confiado

Se siente cómodo y feliz siendo quien es. Disfruta de cada momento que le regala la vida y hace sentir a los que lo acompañan especiales por compartir ese momento. El seductor confía en sus propias posibilidades. No duda. Ni de él de ni de lo que puede hacer, ni de la gente que lo acompaña. El seductor tiene amigos fieles, sabe cómo tratarles.

Así pues, repasa el lenguaje corporal, actúa como persona segura de ti misma, hazlo de forma estudiada y controlada hasta que lo asumas como algo natural.

El seductor es elegante

Trata a los demás con respeto, ya lo hemos visto, y actúa moviéndose de manera segura y confiada. Esto le lleva a actuar y a comportarse con elegancia. No se trata solo de lo que dices sino de cómo lo dices, ni de lo que llevas sino de cómo lo llevas.

La elegancia es algo sutil. No aspires a hacer grandes demostraciones ni de caballerosidad ni de elegancia. Sé humilde, prepárate para crecer y aprender todos los días, nunca dejes de perfeccionarte y se elegante en todo lo que haces y allá donde vayas. Ser un señor es más importante, mucho más, que ser guapo. Eso es al final lo que recuerdan las mujeres.

© fotosterona

El seductor sabe mirar

A ellas las cautivarás con solo una mirada. Apenas sin cruzar palabras puedes tener a una mujer deseando que te acerques a ella. Mírala con deseo pero no con lascivia. Haz que se sienta bella, interesante, deseada.

Escúchala y mírala cuando te habla. No pierdas el tiempo ni la ocasión mirando a otras mujeres. Ella es el centro de tu universo. Ojo, no la asustes mirándola como si fueras un poseso o un degenerado. La mirada del seductor, como todo lo que hace es segura, confiada y elegante.

Practica frente al espejo. Tienes que tener un buen repertorio de miradas. Por supuesto todas ellas sutiles. No te pases.

El seductor es un tipo sano

Aunque a las chicas les gusten los chicos malos, aunque salgas con tus amigos y tal vez fumes, debes parecer un tipo sano. Vivir de forma saludable, cuanto más mejor y dar la impresión de ser un tipo sano, te abrirá muchas puertas. Además ganarás temas de conversación con las mujeres si sabes hablar de propiedades de alimentos, deporte y otros temas relacionados con estar en forma que a todos nos preocupan.

Un hombre tiene que tener conversación más allá de los tópicos, y a las chicas les preocupan muchas cosas que los hombres ni se plantean. Conocer a un hombre preocupado por llevar un estilo de vida saludable es siempre interesante.

Olvídate de fanatismos, como en el resto de artes del seductor en esta también tienes que saber encontrar el punto medio. Puedes ir al gimnasio y estar en forma pero no limitar tu vida a eso o hacer que todo gire entorno a esa faceta de tu vida.

Puedes elegir comer de forma saludable, llevar una dieta especial rica en vitaminas o vegetariana, lo que quieras, y debes tener tus motivos, conocerlos y saberlos exponer pero no tienes que ir por la vida adoctrinando a nadie. No des consejos no solicitados o por lo menos no abuses de ello.

Vivir de forma sana y consciente te hará sentirte mucho mejor dentro de tu cuerpo, te verás con mejor aspecto y emanarás salud y seguridad, por no hablar de las hormonas que generas al hacer deporte que te cargan las pilas y te ponen de buen humor.

No dejes de practicar delante del espejo todas estas actitudes. Ser un seductor es un estilo de vida. Tienes que saber cómo andar, cómo mirar, como ponerte y quitarte la chaqueta… no dejes ningún detalle al azar. Estudia y controla todos tus movimientos, repasa el día mentalmente y anota lo que tienes que corregir. Lucha cada día por superarte. Practica la cultura del esfuerzo. Las cosas que valen la pena no son fáciles de conseguir.

Si además sabes cómo enfrentarte a la mujer que te gusta y conseguir enamorarla, todo es mucho más fácil. Cuando la tengas no dejes de seducirla cada día, el trabajo no habrá hecho más que empezar. Y para que puedas ponerte manos a la obra te recomiendo nuestro vídeo curso Cómo enamorar a la mujer que te gusta con el que tendrás todo lo necesario para conquistar a la mujer de tus sueños.

Una respuesta a «La actitud del seductor (parte 2)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.