La actitud del seductor (parte 1)

© proforged

Mientras pensaba en cómo enfocar este artículo hoy trataba de encontrar una palabra que definiera al seductor. La actitud del seductor es algo que transmite una serie de ideas sobre esa persona a los demás, de las que defines con una sola palabra. Ser un seductor es algo tan completo que me ha sido imposible decidir una sola palabra para definir la actitud del seductor.

Así pues he elegido una serie de adjetivos que definen a los seductores y que pueden trabajarse uno a uno para conseguir tus objetivos. El hecho de querer convertirte en un seductor implica que vas a tener que estudiar tu lenguaje corporal, tus actitudes, tu forma de vestir, la forma de relacionarte con los demás… Todo esto te afectará a ti y a todo lo que te rodea.

En el tema de la actitud hay mucho de lenguaje corporal. Hay otro tanto de psicología, pero en cuanto empieces a cambiar tu lenguaje corporal y a vivir y relacionarte de forma consciente tu manera de verte va a ir cambiando progresivamente. Es imprescindible que domines, pues, el lenguaje corporal, que sepas cómo debe ser el tuyo a la vez que sabes interpretar el de los demás. Con eso tendrás más de media partida ganada. Para conocer a fondo el lenguaje corporal te recomiendo nuestro vídeo curso «Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo»

En primer lugar debes entender que la actitud es lo que marca la diferencia. Si no lo ves claro voy a ponerte un ejemplo.

Estás en la calle y cerca de ti aparca uno de esos coches que hacen que te gires para mirarlos. Se baja un chulito, el típico al que todos llamamos fantasma. La gente no le mira más de diez segundos. Si alguien piensa en él, pensará que es un niño de papá o alguien que con malas artes ha conseguido un buen trabajo.

Al cabo de un rato la casualidad hace que otro coche idéntico aparque cerca del primero y que puedas ver cómo se baja el propietario. Este es un triunfador, un seductor. Todo el mundo le mira, todos observan lo que hace, cómo lo hace, dónde va… Las chicas se sonrojan y esperan a que él las mire. Los chicos se preguntan a qué se debe dedicar para tener todo ese glamour, y ¡poder comprar ese coche!

¿Te suena la historia? ¿Ves la diferencia? Entre los dos, propietarios del mismo coche que le gusta a todo el mundo, hay una diferencia de actitud. El primero tiene una actitud que no gusta y el segundo una actitud que cautiva y hace que no puedas dejar de mirarle. En el fondo qué coche tengas da igual. Supongo que estás de acuerdo conmigo, si tu actitud no es buena, tengas lo que tengas dará igual.

Así pues, no se trata de posesiones sino de cómo nos comportamos, qué transmitimos y qué es lo que ven los demás en nosotros.

© proforged

Para ser un seductor hace falta que tengas la actitud del seductor. Podríamos definirla a través de unos adjetivos:

El convencido

El seductor se lo cree. Lo sabe y se siente seguro de ello. Todo en su manera de hacer habla de cómo está seguro está de sí mismo. Empieza por creértelo. Tú también puedes ser un seductor. Se trata de sentirte cómodo contigo mismo. No se trata de adorarte a ti mismo como si fueras tu propio Dios, pero sí tienes que tener claro que por mucho Dios que haya tú vives en tu cuerpo y tu propia vida, cada uno hace lo mismo. Por tanto debes estar convencido de que no podrías vivir una vida mejor ni en un cuerpo mejor.

Sentirse cómodo con uno mismo llega  gracias al lenguaje corporal y a otras cosas que iremos viendo en este artículo. Es un conjunto de cosas que te hacen único e inimitable. Tú eres tú y te sientes muy feliz de que sea así. Ser capaz de valorar el esfuerzo que haces para conseguir las cosas forma parte de este convencimiento. Sentir que eres bueno después de que lo hayas estado trabajando te hace sentir convencido, el esfuerzo es básico para conseguir cosas y reconocerlo te lleva a ser humilde.

El triunfador

No hay nada que guste más a las mujeres que ser capaces de conseguir un triunfador. Eso hace que se sientan muy especiales. Si tú, que eres un triunfador y estás convencido de ello (como todos los demás), te has fijado en ella y le prestas atención esto tiene que querer decir que ella es especial.

El hecho de que un triunfador te preste atención te hace sentir especial, en general. Piensas, desde la admiración, que tu valía es importante y que eres mejor de lo que, tal vez, pensabas en un principio. Para una chica que un triunfador le haga caso es toda una dosis de autoestima en alza.

No se trata de ir por la vida con actitud de perdonavidas o tratar mal a las mujeres para que piensen que eres un hombre difícil, solo se trata de que transmitas eso que hemos aprendido en el primer paso: eres un tipo al que le van bien las cosas, eres feliz y estás convencido de ello. Te quieres y te respetas, por tanto cuando añades una posesión o una amistad, o una pareja, a tu vida tiene que estar a la altura de todo lo demás. Eso, insisto, hace que las mujeres se sientan orgullosas de sí mismas y valiosas, un hombre así no solo quiere a una mujer por su físico, necesita además una chica con otras cualidades.

Haz sentir a las mujeres que te gustan que tienen esas cualidades que las hacen únicas e importantes para ti.

Probablemente conseguirás ser un triunfador cuando consigas dominar todo el abanico de adjetivos que he preparado para esta descripción de la actitud del seductor. Lo más importante ahora mismo es que empieces a ser consciente de lo que es el lenguaje corporal, que lo domines, empápate de lo que significan todos los signos, movimientos y posturas que hacemos con el cuerpo, cámbialos para que sean los de un seductor. Esto te llevará algún tiempo.

Sobretodo, mientras lo haces no dejes de tratar de sentirte cómodo y de estar convencido de que tú eres así. El cerebro, ya lo sabes, poco a poco va aprendiendo las nuevas conductas hasta que las haga propias y las aplique de forma natural.

Para controlar y dominar a fondo el tema del lenguaje corporal y saber detectar qué es lo que te falla, qué te hace falta y qué deberías potenciar te recomiendo nuestro vídeo curso Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo, empieza desde hoy a cambiar tu lenguaje corporal mientras preparamos la siguiente entrada sobre la actitud del triunfador, te hará falta conocer el tema a fondo y aprender a transmitir otras cosas mediante el lenguaje corporal. Cuando lo tengas podremos avanzar por otros caminos para que termines teniendo la actitud de un seductor.

4 respuestas a «La actitud del seductor (parte 1)»

  1. Ey Domenec, en lo poco que hay escrito se encuentra realmente un caudal de información, qué excelente, vuelvo de nuevo a sentirme igual, poco poco llega la inspiración de ser un Seductor de la vida.
    Espero el segundo artículo con ansias, sería bueno que venga cargado con la misma energía que este.

    Saludos desde Colombia.

  2. El otro día estando a solas en un parque con una chica a la que hacía mucho que no veía me he puesto a hablar de todo lo que había pasado en ese tiempo y lo he hecho mirando hacia el infinito.
    Después ella me lo ha señalado y me gustaría saber que se proyecta con eso, cómo afecta a la otra persona, que pros y cotnras tiene etc.
    ¡Gracias!

  3. siempre he querido saber, todo sobre el lenguaje corporal,me gustaria aprenderlo a fondo, por favor, mas sobre este tema fascinante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.