Gestionar la vergüenza

Photocredit: marcandrelariviere

Tener vergüenza no es negativo. No saber gestionar la vergüenza es un problema. Este sentimiento nos hace prudentes y nos permite analizar nuestro comportamiento y aprender algo de nuestros errores y fracasos. Así pues, hay un tipo de vergüenza que puede ser constructivo, no saber gestionar la vergüenza es un problema, sobretodo cuando nos impide tener una vida social normal, por lo menos sin tensión.

Conocer los motivos por los que tenemos vergüenza no siempre es posible. Es una fase habitual en los niños, que pasan de ser inconscientes y jugar con cualquiera a temer a quien no conocen y a esconderse detrás de las faldas de su madre.

Es una fase habitual que no hay que castigar. Es normal que los niños sientan vergüenza y además esto les ayudará a ser prudentes, a pesar con quién hablan, con quién se van de la mano. Es bueno que los padres refuercen la idea de que hay que ser prudente con la gente que no se conoce y que conocer a alguien no significa actuar como si estuviéramos solos. Así pues, la vergüenza es algo necesario para el desarrollo de un niño, que aprende a darse cuenta de lo que significa estar con desconocidos y someterse a la opinión pública, la que queda más allá de las puertas de su casa.

Photocredit: Lynn Kelley Author

Habitualmente esto es una fase que poco a poco se va venciendo, a medida que el niños aprende a gestionar la vergüenza, sobretodo ganando seguridad. Pero no siempre es posible superar esa fase, a menudo debido a componentes genéticos no podemos evitar sentir más vergüenza de lo normal. Sí, el carácter de tus padres o abuelos también lo puedes heredar. Además influye cómo sean los padres, los hermanos… es decir: la influencia directa del niño.

Cómo no, también podemos ser terriblemente vergonzosos si hemos tenido algún tipo de trauma, o simplemente si tenemos miedo o fobia a una determinada situación.

La vergüenza se corrige y se aprende a controlar, te recomiendo nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable, con el que aprenderás ejercicios concretos para perder la vergüenza o para aprender a gestionarla de la manera más correcta y que no resulte un impedimento para tu vida.

Cuando sientes vergüenza en realidad lo que estás demostrando es tu incapacidad por hacer algo, el convencimiento de que no eres capaz de hacerlo,  que no vales, que lo harás mal y por ello te avergüenzas antes de tiempo.

Es posible que tengas motivos para sentir esas dudas sobre ti mismo, que en el pasado hayas fallado ante determinada situación pero la única manera de darle la vuelta es hacerlo, conseguir hacerlo bien y cambiar la imagen que tienes de ti mismo.

Y eres capaz, seguro. Ya sabes que proyectamos pensamientos y emociones y que los demás son conscientes por nuestro lenguaje corporal, nuestras actitudes de lo que sentimos, lo que nos pasa. Además si tu mente funciona bajo un lema negativo, no conseguirá nada positivo. ¿Para qué esforzarse en algo que está perdido de antemano?

La vergüenza en realidad esconde el miedo al fracaso, al rechazo, a quedarse solo. Actúas con tanta precaución debido a tu temor a fallar, a hacerlo mal y que los demás no te acepten. El problema es que ya has aceptado estar solo y que no te van a aceptar.

Si la visión que tienes de ti mismo es negativa nunca podrás actuar bien, en realidad lo que estás haciendo es autolimitarte. Además de hacer ejercicios para perder la timidez deberías trabajar la autoestima y reforzar la visión que tienes de ti mismo. Hasta que tú no te veas bien y seas capaz de demostrar seguridad los demás no te verán así.

Como en la mayoría de este tipo de procesos, todo lo que conlleva un cambio profundo en la manera de ser, implica introspección. En primer lugar deberías analizar los motivos que te llevan a sentirte y a actuar así.

Debes saber diferenciar entre la vergüenza, que como decíamos está asociada al miedo a estar solo, y la culpa, que está asociada al miedo, al castigo.

Muchas personas actúan de forma vergonzosa movidos por un sentimiento de culpa, que implica una aceptación de haber hecho algo mal. Debes saber discernir esta culpa del simple sentimiento de incapacidad por hacer algo. La vergüenza también puede ser causada por la culpa pero entonces tendrá distinta solución.

El tímido, el vergonzoso, el que cree teme actuar por miedo a hacerlo mal es el que debe analizar los motivos de esa creencia y si están fundamentados deberá trabajar para darle la vuelta a la situación.

Siempre que recomendamos introspección recomendamos también mucha paciencia y mucha tenacidad, cuando abres los rincones más profundos y escondidos de ti mismo debes estar preparado para dudar de todo y para encajar de nuevo las piezas que sacas de su sitio. Solo que esta vez serás capaz de encajarlas de manera que formen una base firme y fuerte.

Aprovecha tus experiencias para obtener aprendizajes positivos. No te quedes con lo malo. Si has tenido malas experiencias a nivel social puedes analizar cómo ha ocurrido todo y pensar qué es lo que te ha llevado a fracasar en esa circunstancia. Cuando des con el problema, en lugar de sentirte culpable por ello puedes buscar la manera de hacerlo mejor la próxima vez.

También tienes que aceptar que a menudo el error está en los demás, puede que tú no seas incapaz ni fracasado sino que en realidad hayas tenido mala suerte y te hayas topado con malas personas. De eso también puedes aprender. En primer lugar a que nadie debería menoscabar tu imagen propia y hacerte dudar de ti mismo y en segundo lugar aprender a diferencias a cada persona por sus intenciones.

Tener mala suerte puede suponer un gran aprendizaje, no permitas que te pase por segunda vez. Y no permitas que eso te hunda. Confía en ti mismo, puedes hacerlo.

Para ello será muy bueno que a parte de la introspección hagas ejercicios específicos para perder la vergüenza, paso a paso, correctamente organizados y pensados para hacerte ganar seguridad en ti mismo a la vez que mejoras tus habilidades sociales, para ello COMPRA AHORA nuestro curso cómo superar la timidez y ser sociable.

Una respuesta a «Gestionar la vergüenza»

  1. dibujando al cielo en mi cuarto gris emzpieo a sentir que vuelo emzpieo a sentirte aqui te imagino trasparente atravezandome un angel que de repente me mira y no se que hacer y como en un cuento llegaste a mi vida se incendio mi corazon y mi mundo cambio hoy es el dia perfecto te kiero encontrar a se tiempo que te amo no lo puedo evitar hoy es el dia perfecto cuando telogre alcanzar seras mi balla durmiente te voy a despertar en tu reino quiero entrar aunque tenga que luchar mi cancion te atrapara en un cielo de cristal flores bellas de verdad con mis , alas volarass hoyes el dia perfecto te quiero encontrar ase tiempo que te amo no lo puedo evitar hoy es el dia perfecto cuando te logre alcanzar seras mi bella durmiente te voy a depertar :[ estoy triste de verdad dal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.