El éxito es ser lo que queremos ser
Verdadera Seduccion | 29 de junio de 2016 | éxito |

El éxito es ser lo que queremos ser

© Pimthida

El éxito es ser lo que quieres ser. Es ser quien tú quieres, no quien te dicen los demás que eres. Es creer en ti a pesar de todos tus fracasos. El éxito es aprender de tus fracasos y entender que para conseguir algo tienes que intentarlo y que por tanto el fracaso es parte del éxito ya que antes de un triunfo siempre vienen muchos fracasos. Cuantos más tengas menos te quedan por cumplir antes de conseguir lo que quieres en la vida. Y no me refiero a nivel laboral, a ser alguien diferente sino a aceptarte como eres pero siendo tú el que decide lo que eres. Todos tenemos un pasado, y todos tenemos emociones y sentimientos que nos han dolido, personas que nos han hecho daño y errores que preferimos olvidar.

Pero el éxito trata de construir tu presente y tu futuro a pesar de todo ello, quedándote con lo bueno, con lo que aprendes, con lo que te enseña cada situación y cada persona que te ha hecho daño. De todo lo malo que te ha pasado en la vida puedes aprender algo positivo, aunque sea que aquello no lo tienes que volver a hacer. Es como probar una comida nueva, tienes que probarla para saber que no te gusta y que no tienes que volver a comer eso.

El éxito es un camino largo y no depende de lo que consigas sino de cómo recorres el camino. Una vida exitosa es una vida en la que uno disfruta de su recorrido, de la compañía, del paisaje, de las lecciones que aprendes durante el viaje. El premio, la felicidad o el éxito no se encuentran al final del camino. Al final del camino mirarás atrás y verás si lo que has andado ha valido la pena, si volverías a pasar por ahí de nuevo. Generalmente la gente se arrepiente de las decisiones que no toma y no de las que ha tomado. El éxito es algo que se puede conseguir si sabes cómo enfocar tu vida. Quiero presentarte nuestro libro Lucha por tus sueños, un libro en el que te contamos cómo enfrentarte a la vida para conseguir lo que más te gusta, lo que más deseas.

Algo que tienes que tener en cuenta antes de ir más allá es una creencia falsa que tenemos casi todos y es pensar que somos lo que somos por lo que nos ha pasado, lo que hemos vivido y lo que nos han enseñado. Pero no es así, somos lo que somos porque hemos decidido serlo. Hemos decidido responder de una manera determinada ante una mala situación o un problema.

Está claro que todos tenemos en nuestro pasado cosas que preferimos olvidar, personas que nos han hecho daño, a veces deliberadamente, y fracasos que nos han marcado y nos han hecho replantearnos nuestras necesidades y aspiraciones. Pero lo que somos, lo hemos decidido a pesar de ello. Si no lo hubiéramos vivido podríamos ser personas distintas, eso es cierto, pero permitir que nos marquen de forma negativa es algo que tenemos en nuestra mano. Podemos hacer que de todas las cosas negativas saquemos algo positivo, un aprendizaje, un crecimiento. Ser lo que somos a pesar de lo que nos ha pasado o gracias a lo que nos ha pasado. El ser humano tiene la capacidad de sobrevivir en los entornos más hostiles, de querer luchar por su propia vida cuando lo único que tiene es su propia vida. Mira a los niños en las guerras, por ejemplo, o los padres que han perdido a sus hijos. Se levantan y aunque vivir duela sienten que tienen que luchar por su vida. Y por ello tenemos que aprender a sacar lo mejor de nosotros mismos para vivir esa vida en las mejores condiciones y con la máxima dignidad posible.

© Cosmos Photography

Por mucho que te hayan machacado, que hayas recibido miles de inputs negativos y por mucho que te haya dolido lo que te han repetido mil veces tú eres quien decide hacerles caso. Si has sufrido maltrato durante tu infancia, has vivido con unos padres demasiado exigentes, autoritarios, un esposo que te ha hecho sentir una inútil, lo que sea. Quedarte con lo que piensan ellos es darles la victoria a ellos, los que no quieren que saques lo mejor de ti, pero igual que no te quedas con las cosas que no te crees o que ves que son mentira puedes no quedarte con las que son verdad.

Imagina que alguien te dice “me horroriza tu pelo azul” y por supuesto tú no tienes el pelo azul. ¿Te hará dudar esa opinión? No. Porque sabes que no tienes el pelo azul. En cambio si lo que te dicen es “ese peinado te queda fatal” puedes dudar porque no sabes si es cierto. Pero si a ti te gusta, si lo hiciste pensando que es lo que querías, ¿para qué vas a dejarte influenciar por la opinión de una persona que no piensa como tú? Actúa com cuando te dicen que tienes el pelo azul. Tú conoces tus virtudes, aprende a confiar en ellas. Aprende también que si tres personas te dicen que el peinado no te queda bien igual tengan razón y puedes mejorar tu aspecto buscando algo que te resulte más favorecedor, no se trata de perder sino de aprender de tus errores. Es un peinado que ya no repetirás más. A no ser que tú tengas muy claro que te gusta y que te dé igual lo que piensen los demás. El éxito es vivir así. Conseguir ser lo que eres porque tú quieres serlo a pesar de lo que hayas vivido y de lo que digan los demás. El éxito consigue en levantarse cuando te has caído y empezar de nuevo hasta que llegues arriba. Consiste en luchar por tus sueños a pesar de lo que piensen los demás. Nosotros te contamos cómo conseguir tus sueños, paso a paso y perfectamente explicado en nuestro libro Lucha por tus sueños.

Comenta





Hay 2 comentarios
  • Italo dice:

    Buena nota. Muy lógica y compartible. Pero… ¿qué hacer cuando el sufrimiento es tal que ya se han perdido las fuerzas y no se tienen sueños? En mi caso, por lo que he pasado y por mi edad (54); lo que domina mi cabeza es la noción de que “mi partido ya se jugó y se perdió”. He pasado por un divorcio y mis hijas no me hablan. Prácticamente he perdido todo mi pasado afectivo (salvo un puñado de amigos, dos o tres). Pues bien. He plantado cara y me he vuelto a casar, pudiendo decir que ya he reconstruido mi vida familiar. No obstante, no puedo dejar de sentir lo que les digo, que ya no me queda tiempo, que todo lo que hago es en vano y vacío. que soy un perdedor. Amo a mi segunda esposa, o al menos eso creo, pero no puedo dejar de sentirme fracasado… No puedo evitar sentirme menos que otros, que los que han mantenido su familia, que los que lograron retener su patrimonio, que los que han logrado influir en sus hijos y hacerlos gente de bien, hasta de los ex de mi actual esposa. ¿Cómo salgo de esta?

  • Gaby O. dice:

    Tienes mucha razón en lo que dices, muchas gracias por esta síntesis que sirve de reflexión y para volver al centro, pues a veces uno se desorienta pero al leer cosas así se recupera dirección. En verdad gracias y lo mejor para tí.



Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)