Distorsiones cognitivas: la personalización

© Moyan_Brenn

Si te gustan nuestros artículos sobre distorsiones de pensamiento o los filtros que aplicamos para interpretar las cosas no te puedes perder el artículo sobre la personalización. Algo, que como el resto de distorsiones, afecta a muchas personas que no son conscientes de que tienen un problema. Si no somos conscientes de nuestro problema no vamos a ser capaces nunca de superarlo. Así que si te ves reflejado en estas líneas o conoces a alguien que tenga este tipo de filtro o polarización del pensamiento trata de ayudarle.

Durante el proceso de cambio, siempre lo decimos, se pasa muy mal ya que de repente somos conscientes de que nada de lo que creíamos era tal como lo veíamos, que hemos hecho daño por el camino a mucha gente y que mucho de ese daño ya no es reparable. Es fácil caer en un estado depresivo, pensar mal de uno mismo y creer que no valemos o no somos capaces de hacer las cosas mejor. Por supuesto, lo primero que pensarás es que no mereces una segunda oportunidad y que no vale la pena el esfuerzo. Pero te equivocas. Sí que vale la pena, aunque lo que haya pasado ya no se pueda solucionar ni cambiar puedes empezar un futuro nuevo.

Repito que el primer paso es ser conscientes del problema y querer solucionarlo. Déjate guiar y ayudar por la gente que te quiere y sobre todo, sobre todas las cosas antes que nada, cuando hayas visto tu problema y lo hayas aceptado refuerza tu autoestima para favorecer el proceso de cambio y no perder el tiempo machacándote pensando lo mal que has hecho las cosas. Durante este camino en el que vas a aprender a ver las cosas de nuevo, con una mirada nueva tienes que conseguir alejarte del victimismo y fortalecer tu yo, para salir de este proceso convertido en mejor persona. Vale la pena. Así que déjame recomendarte nuestro curso Cómo aumentar la autoestima, que seguro que te resulta muy útil, por no decir imprescindible durante el proceso.

En qué consiste la personalización

Seguro que conoces a la típica persona que cuando alguien dice algo ella suelta eso de «seguro que lo dice por mi». Cuando tiene un problema con alguien, cree que es debido a que la otra persona tiene una fijación especial con ella. Cuando pasa algo que no debería haber pasado es capaz de encontrar una culpa que la acuse a ella para poder cargar con todo el peso de lo ocurrido.

Este tipo de personas ve las cosas con un filtro llamado personalización en el que se ven como el centro de todo y creen que todo pasa por ellos, todo lo malo, claro.

Para que lo veas claro con ejemplos, la persona que tiene este problema «sabe» que cuando alguien llega con mala cara a un sitio donde está ella es porque ha hecho algo malo aunque no sepa qué. Este tipo de personas se ponen a analizar todo lo que han hecho hasta que encuentran algo que ha podido molestar a la otra persona.

Es la típica persona que cuando oye a alguien criticar un comportamiento, sin nombrar a nadie, aquello que hablas generalizando sobre lo que te gusta y no te gusta, entiende rápidamente que lo dice como indirecta hacia ella. Que está describiendo su modo de ser y le está diciendo que no le gusta nada.

© jamelah

Es la típica persona que cuando alguien se pone enfermo piensa que tendría que haber hecho algo para evitarlo, que no soporta que sus hijos tengan problemas y que trata de evitarlos y si no puede se siente culpable.

Tener una pareja que ve las cosas con la distorsión cognitiva de la personalización es realmente incómodo ya que cualquier mala cara, cualquier gesto que desubique, una mala contestación… todo es susceptible de ser analizado como un síntoma de que algo no va bien y, por supuesto es culpa de la persona son problemas de filtros de personalización.

Si en el trabajo hay rumores de que van a echar a alguien ¿a qué no sabéis quien cree que tiene todos los números para que la echen? Efectivamente, la persona que sufre o padece esta distorsión de pensamiento de la que estamos hablando hoy.

Es la típica persona que se compara con los demás y siempre cree que sale perdiendo en la comparación. Cree que los demás son mejores que ellos y que por tanto cuando se quejan tienen motivos para hacerlo. Esto, se nota mucho en el entorno laboral. La persona que sufre de personalización acaba amargando el buen humor y malmetiendo en el buen ambiente de trabajo ya que suele ir a otros con sus chismes y sus cosas de «mira lo que ha dicho seguro que lo decía por mi» o «estoy en el punto de mira, fíjate cómo me hablan o cómo me tratan». Y de este modo, a veces, consigue enfrentar a otras personas ya sea en su contra o contra ellas. No lo hace conscientemente pero lo que consigue es que cuando habla los demás ya tiemblen pensando de qué va a estar preocupada esta vez o con quien está enfadada.

Además como da tanta importancia  lo que hace para no molestar a nadie cuando ve que tienen mala cara, luego lo va contando y consigue que otros se enfaden por cosas a las que no habían ni siquiera prestado importancia, por lo que finalmente esa persona siente que tenía razón y que todos están enfadados con ella.

Cómo superar la personalización

Pues en primer lugar, como ya hemos dicho lo malas que son las comparaciones y lo poco que se quieren estas personas que piensan tan mal de sí mismas que creen que los demás piensan igual de mal. El tratamiento o la superación de este problema pasa por aceptar el defecto que tenemos, por aceptar que a menudo nos equivocamos en nuestros juicios y que no somos el foco de nadie. Aceptar que no somos el centro de atención, que no somos tan malos y que a veces nos equivocamos puede parecernos complicado o doloroso.

Por eso recomiendo que en cuanto se detecta este problema se intente mejorar la autoestima, puesto que con una mejor autoestima no pensaremos tan mal de nosotros mismos. Para ello te conviene tomar un curso como el nuestro: Cómo aumentar la autoestima en el que a través de ejercicios irás superando tus dificultades para salir reforzado como persona y quererte y respetarte mucho más. Eso es básico si queremos hacer lo mismo con los demás y que ellos lo hagan con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.