Cómo mejorar tus habilidades sociales en el trabajo

© Kris Krug

Si eres un poco tímido o simplemente no se te da bien por una cuestión de carácter tener buena relación con tus compañeros de trabajo has llegado al lugar indicado. Hoy vamos a darte consejos enfocados a superar la timidez y a comportarte de una forma socialmente correcta para que tus relaciones sociales en el trabajo sean lo más cordiales posibles.

Un buen ambiente laboral es básico para estar a gusto en el trabajo, pasamos allí una gran parte del día, estar mal en el trabajo o algo a disgusto nos puede hacer ver las cosas muy grises e impedirnos disfrutar del resto del tiempo, el que tenemos libre, debido al desánimo.

Ser excesivamente tímido no te favorece, como ves te perjudica en el trabajo o en cualquier otro ambiente con el que no estés excesivamente familiarizado. Te recomiendo nuestro curso de sociabilidad, Cómo vencer la timidez y ser sociable, para hacer ejercicios que te ayuden a vencer la timidez y a relacionarte con los otros de otra manera.

En el trabajo hay que ser cordial. No podemos ser una personalidad variable, está bien que en la calle o en tu casa un día estés contento y al otro no, pero en el trabajo tenemos, en primer lugar, que tratar de mantener una estabilidad emocional.

Da igual lo que te pase fuera, a no ser que sea muy grave, claro está, lo debes dejar fuera. Trata, por tanto, de ser siempre correcto en el trato, con buen humor pero sin pasarte de alegre. Un punto medio estará bien.

Respecto a las relaciones con los demás compañeros, tienes también que ser capaz de encontrar un punto medio, habla de cosas sin importancia: el tiempo, los transportes, los atascos… puedes hablar de la familia, por supuesto, es un tema que puede ayudarte a conversar si ves que alguien tiene niños y tú también los tienes o si ves que alguien tiene una foto de él con su perro en la mesa de la oficina pregúntale por él, háblale del tuyo.

La cuestión es tener una relación cordial, con todo el mundo, saber algo de cada uno para poder preguntar o tener algo de qué hablar pero sin llegar a contar tus propias intimidades. Yo soy partidaria de que la vida personal se quede fuera de la oficina, si hay alguien mal intencionado cuanto más sepa de ti más daño te puede hacer, así que prudencia en cualquier caso. Nadie te mirará mal por ser prudente.

Si en tu oficina o lugar de trabajo se organizan copas después de salir o comidas con los compañeros apúntate siempre que puedas, es una buena forma de mantener la cordialidad y perder la timidez. No rompas tu coherencia, puedes ser un poco más alegre que en la oficina pero tampoco vayas a dar la nota. Piensa que son reuniones de trabajo.

© tryingmyhardest

En cuanto al trabajo en si, tener una buena relación con tus compañeros es sencillo si haces tu trabajo y no te metes en el de los demás.

Hay personas muy competentes que no gustan a los demás ya que se pasan el día criticando el trabajo ajeno. Puede que las personas demasiado competentes también asusten a sus compañeros, sobretodo si son mediocres y son conscientes de ello.

Las personas incompetentes tampoco suelen gustar a los compañeros de trabajo ya que a menudo tienen que taparlas o terminar el trabajo que no hicieron o peor: solucionar sus errores. Así pues trata de hacer bien tu trabajo sin destacar excesivamente y sin meterte en el trabajo de tus compañeros.

Ofrece tu ayuda si has terminado con lo tuyo pero no de forma demasiado habitual o parecerá que tú no trabajas o que te quieres meter en los asuntos de otros.

No formes parte de corros criticando. No critiques a nadie, un día alguien criticará contigo y luego irá a la persona criticada y usará lo que tú dijiste. O peor, todos habrán criticado a alguien contigo y sabrán que ellos también están en tu boca con malas palabras.

Busca la parte positiva de cada uno de tus compañeros y cuando alguien le critique usa tus argumentos para decir que a ti no te parece mala persona, que además no te gusta hablar mal de los demás y menos si no están presentes. Quedar bien es importante, ser elegante también, así que no le pegues un corte demasiado gordo al criticón o te mirará mal por eso.

Como ves, en todos los sentidos se trata de encontrar un punto medio, entre el mucho y el poco, donde te sientas cómodo. Algunos dicen que eso es ir por la vida sin mojarse, pero si de lo que se trata es de tener buena relación con tus compañeros de trabajo y mejorar tus habilidades sociales esto es lo mejor que puedes hacer.

Si quieres destacar y triunfar lo que tendrás que hacer son otras cosas, pero yo creo que para mejorar las habilidades sociales lo primero que tienes que hacer es sentirte cómodo en la situación estando pero sin destacar en exceso.

Para mejorar tus habilidades sociales en el trabajo deberás tener también seguridad en tus habilidades sociales fuera de él, pero si no las tienes el trabajo no es un mal lugar para empezar.

Pasas muchas horas con las mismas personas, pero en la mayoría de trabajos cada uno está a lo suyo durante la mayor parte del tiempo y solo coincide con sus compañeros en los descansos.

Aprovecha todas las conversaciones de trabajo para labrarte tu fama de buen carácter, si tienes que pedirle a la recepcionista que te pase una llamada sé educado y da los buenos días y las gracias, cuando te acerques al puesto de fotocopias sonríe a la gente con la que te cruzas, esos pequeños detalles harán que todos te tengan por una persona educada, elegante, amigable y sociable, y como decía al principio no dejes que un mal día lo estropee. Se te permite estar menos sonriente pero no desagradable o cortante.

Para practicar y conseguir superar la timidez a base de ejercicios, con los que progresarás a tu ritmo, te recomiendo nuestro curso Cómo vencer la timidez y ser sociable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.