Cómo hacer amigos y conservarlos

© Alex Bellink

Ayer hablábamos sobre cómo perder la timidez, muchos necesitan dejar de ser tímidos para hacer amigos pero cuando consiguen vencer la timidez se dan cuenta de que no saben cómo hacer amigos y conservarlos. Hoy queremos hablar un poco sobre este tema, qué es ser un buen amigo.

Si tu problema es que eres demasiado tímido para sentirte con fuerzas y hacer buenos amigos, deberías tratar de superar esa dificultad, sobre todo para sentirte mejor contigo mismo. Puedes hacer amigos perfectamente siendo tímido, aunque es cierto que te costará algo más que si no lo fueras.

Para dejar de ser tímido, ya lo vimos ayer, no podemos tener prisa, consulta nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable, en el que aprenderás a dejar de serlo paso a paso. Etapa a etapa.

Para hacer amigos no bastará con que seas una persona sociable, insisto en que las personas más reservadas pueden hacer amigos igual que otra persona mucho más abierta. Lo que cuenta es la actitud con la que te enfrentas al resto de personas. Para hacer amigos es básico ser proactivo y estar abierto y dispuesto a hacer cosas. La sinceridad, por otra parte, es algo que tiene más importancia de la que parece, sobretodo si la practicas de una forma coherente.

Se sincero en cuanto a lo que tú creas o pienses, no hace falta que seas sincero con lo que piensas de los demás. Ser sincero y asertivo implica ser capaz de decir «no, gracias, no me apetece» pero sin llegar a decir, «no me caes bien, contigo no voy». Es decir, debes saber expresarte para dejar claro qué es lo que piensas pero sin invadir a los demás o sin imponer tu modo de pensar.

Además, como decía, debes estar dispuesto. Si te invitan a tomar algo y un día no te apetece, puedes decir perfectamente «hoy no, no tengo un buen día» pero que eso no se convierta en una rutina o pronto dejarán de invitarte a tomar algo. Las negaciones deben ser menores que las afirmaciones. Debes tratar de ser positivo y apuntarte a lo que se te proponga. El buen humor y la sonrisa es algo que, por desgracia, no abunda y es un placer encontrarte a alguien fácil para convivir y que se le vea contento y feliz.

Si eres una persona tímida es posible que no te sientas capacitado para transmitir alegría extrema, pero puedes perfectamente transmitir paz y tranquilidad, a muchas personas les va bien tener a su lado a otra mucho más calmada, y al revés. ¿Quién dice que no puedes formar un buen tándem con alguien totalmente opuesto a ti?

Tu modo de ser más reservado y más reflexivo te ayudará a ser consciente de lo que dices, si tus comentarios siempre son productivos y en pos de la no beligerancia es mucho más fácil que el resto de personas te aprecie.

Además tienes que saber cuidar de tus amigos y preocuparte por ellos. Saber escuchar es algo muy difícil, saber dar consejos también, pero a menudo quien habla contigo solo quiere que le escuchen y llegar al consejo por si mismo, nos damos cuenta de las cosas al escribirlas o contárselas a otras personas. Así es más fácil solucionar problemas.

No temas que alguien te cuente cosas, como ves probablemente no espere un gran consejo sino alguien que le escuche y que le entienda. Si sabes escuchar y te preocupas por cómo está la persona que te cuenta sus problemas ganarás amigos.

También debes saber confiar en los demás y contar tus cosas a quien lo merezca. El hecho de que alguien te elija para confiar en ti te hace sentir más unido a esa persona y crea lazos, por lo que no te quedes todo lo que te pasa para ti y aprende a contar con alguien para charlar de tus propios problemas o alegrías.

Para hacer amigos y para conservarlo tienes que ser una persona en general, agradable. La gente que no destaca especialmente suele tenerlo más fácil, sobre todo para conservar a los amigos ya que cuando uno tiene una personalidad fuerte o un modo de actuar de aquellos que dejan huella es más fácil que te ocurran cosas como las siguientes:

Si eres de los que habla con todo el mundo, que cae bien a todos y que lleva a menudo la voz cantante, o realmente tienes mucho carisma y los enamoras a todos o lo que te va a pasar es que despertarás susceptibilidades. No es que sea malo, la gente tiene envidia, algunos son malos, otros rencorosos… simplemente tienes que aprender a vivir con ello. Muchas personas se sienten inseguras de ver cómo responden los demás ante ellos cuando no están haciendo en realidad nada malo.

© Whiskeygonebad

Si hablas con uno, con otro y tienes una buena amistad con todo el mundo puedes correr el error de que crean que eres de los que cambia de bando con facilidad. Así que si hay conflictos aprende a mantenerte al margen o aprende a no tomarte mal lo que los demás piensen de ti. Todos nos podemos equivocar.

Ahora piensa que para conservar a los amigos debes ser consciente de qué es lo que no te gusta de las otras personas y ver que tú también tienes defectos. Para mi, aprender a no esperar nada de nadie es vital, nadie tiene obligaciones contigo igual que tú no las tienes con nadie. Si eres capaz de no enfadarte con los demás cuando no hagan lo que tú esperas será más fácil que conserves a tus amigos. Además ellos lo notarán, que eres una persona que no se enfada o que es muy tolerante y serán tolerantes contigo cuando lo necesites.

La amistad, como el amor, es dar y recibir. Pero no puedes dar esperando recibir. Tienes que dar porque te apetezca y cuando recibas no pensar que te lo merecías o que llega tarde, si no estar agradecido y saberlo apreciar. Nadie tiene obligaciones contigo más que tú mismo.

Si eres tolerante y repartes tolerancia ganarás mucho más que si pretendes ser el divertido de la fiesta. Sé siempre tú mismo y no actúes o correrás el riesgo de ser incoherente y eso a la gente no le gusta nada.

Si necesitas que te echemos una mano para ser más sociable y dar el primer paso para conocer gente COMPRA AHORA nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable en el que alejarás la timidez paso a paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.