Cómo enamorar a la mujer de tus sueños

© r Bram & Vera

La viste por primera vez y supiste que era ella. Desde entonces no puedes dejar de pensar en cómo enamorar a la mujer de tus sueños. Ella ya lo es todo para ti y ni siquiera sabe que existes. Puede que tu caso sea totalmente distinto a este, ¿te has enamorado de tu amiga y no sabes cómo pasar a ser algo más que un amigo?

En este artículo encontrarás consejos que te ayudarán a enamorar a la mujer de tus sueños. Es algo que tienes que hacer desde el corazón pero también usando la cabeza. Te juegas mucho, ya lo sabes, y el premio es muy importante para ti, pero no tienes que tener prisa. Si todo sale bien, tendrás a tu lado al amor de tu vida. Planifica tu estrategia y analiza el resultado de cada paso antes de dar el siguiente.

Ahí iba nuestro primer consejo, planificar una estrategia y analizar cada paso que hayas dado antes de dar el siguiente. Si no sabes por dónde empezar te recomiendo nuestro vídeo curso Cómo enamorar a la mujer que te gusta, con el que lo aprenderás todo y podrás conseguir a la mujer de tus sueños.

Repito una vez más por si no ha quedado del todo claro. Nada de prisas. Ningún tipo de apremio puede ser más importante que el de hacer las cosas bien y paso a paso.

Como verás en el curso, enamorar a una mujer no es una cuestión de belleza física, sino de actitud. Se trata de lo que dices y de cómo lo dices. Se trata de cómo te acercas a ella y cómo es tu actitud corporal en todo este proceso. No estaría de más que estudiaras a fondo el lenguaje corporal, en el vídeo que te recomiendo te contamos muchas cosas sobre el tema, pero si lo prefieres tenemos productos especializados en ello.

Cada mujer es diferente así que tendrás que adaptar tu estrategia al entorno en el que os mováis y a cómo sea ella. No será lo mismo que quieras enamorar a  una compañera de trabajo, con la que no encuentras el momento para estar a solas, que enamorar a una chica que ves habitualmente en la discoteca donde sales.

Cada situación requerirá una estrategia específica, de modo que tienes que planificar atentamente y dando margen de maniobra para poder rectificar la estrategia.

En primer lugar tienes que conseguir hablar con ella si eso es algo que no has hecho todavía. Hablando con ella puedes averiguar muchas cosas que te ayudarán en el proceso de seducción. Si aún no estás en esa fase, esta tiene que ser la primera parada de tu estrategia.

No pienses que vas a seducirla, no todavía, este es solo el primer paso en el que tienes que romper el hielo y acercarte a ella de forma más personal. A las mujeres les gusta que las escuchen, una forma de demostrarlo es preguntando por algo que te haya contado antes.

© Denise Mayumi

Un buen momento para iniciar una conversación es ofrecer tu ayuda. Si estás en la oficina seguro que encuentras un buen momento para ser útil para ella. Aunque cuidado, no vaya a tomarte por el chico al que le puede pedir de todo. Si estás en un bar, un buen modo es conseguir que el camarero la atienda antes que a otros. Tu ya estás en la barra hace tiempo, ella llega más tarde, aprovecha para colarla como si fuera contigo.

Si eres observador puedes hacer cosas de este tipo para acercarte a ella y echarle una mano. Si eres algo más atrevido simplemente acércate y charla con ella, de cualquier cosa, dependerá, como ya te he dicho, de cada situación en particular. La cuestión es estar relajado y disfrutar de una conversación casual.

Posteriormente esta primera conversación te servirá para volver a acertarte a ella y preguntarle si ya no tiene que pelearse con la fotocopiadora o si ya se apaña con la máquina de pesas con la que no podía el otro día.

Tienes que ser útil, sin ser sobrado ni ser baboso. Simplemente simpático, como quien no tiene interés en ella. Solo estás allanando el terreno y obteniendo información.

Poco a poco tienes que conseguir demostrarle qué tipo de hombre eres. Debes ser fuerte, alguien en quien confiar, pero también sensible y atento. A las mujeres les gusta mucho más que las escuchen que que les regalen flores o bombones.

Aunque, cómo no, tener detalles con ella puede marcar la diferencia. Si vuestra relación no da como para hacerle un regalo de cumpleaños siempre puedes preparar una lista de canciones que te gustaría dedicarle en una radio y enviársela. Piensa cosas que puedan ser emocionales, que no cuesten dinero y que demuestren que has pensado en ella y has realizado un esfuerzo más importante que simplemente ir a comprar algo y regalárselo.

Esto vale para una lista de canciones, pero también para conseguirle un libro que sabes que quería y no sabía donde encontrar. Los detalles que tienes que tener con ella tienen que ser personales, que la toquen emocionalmente y que demuestren que la conoces más en profundidad.

Se trata de escuchar, de saber preguntar cuando toca, pero sobretodo de escuchar y analizar lo que dice.

Y poco a poco, siguiendo los consejos de nuestros vídeos, llegarás a tenerla en ese punto en el que deberás buscar un momento para ese primer beso. También aquí re recomendaría no tener prisa. Cuando pudieras aprovechar el momento no lo hagas. Retrásalo una vez, por lo menos, observa qué hace ella, su lenguaje corporal y verás si en realidad lo deseaba o no.

Cuando lo tengas claro lánzate, si has hecho el trabajo adecuadamente la tendrás deseándolo. Para llegar a él tienes que usar durante los días y las conversaciones previas el lenguaje corporal.

Analiza si ella está receptiva y muestra tú que estás interesado. Habla con ella de forma cercana, tócala cuando lo hagas, en el brazo, por ejemplo, no hace falta que le pongas la mano en la pierna. Pon tu mano cerca de la de ella y roza con su dedo, casi involuntariamente. Si ella no mueve la mano es que espera algo más. Entonces es un buen momento para hacer una caricia con el dedo, totalmente voluntaria.

Mírala a los ojos en ese momento, probablemente, podrás besarla.

Para conseguir más trucos como este no dudes en comprar nuestro vídeo curso Cómo enamorar a la mujer que te gusta con el que aprenderás paso a paso todo lo necesario para enamorar a cualquier mujer, seas como seas. Dentro de ti hay un seductor, solo hace falta que sepas cómo sacarlo del armario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.