El combustible espiritual

@Fiat_500_1968_02photo credit: MATEUS_27:24&25

Este fin de semana vi la película Come, Reza, Ama y aunque al principio me dio la sensación de que era otra persona a la cual se le había ido la pinza (de hecho es un poco así) me di cuenta que en realidad la chica protagonista buscaba su combustible espiritual.

Lo triste a la hora de buscar el combustible espiritual es equivocarse y achacar tu infelicidad a cosas que no tienen nada de culpa.

Por ejemplo, en la película la protagonista se casa y al cabo de 8 años deja su matrimonio de una forma radical y cruel para meses más tarde largarse a la otra punta del mundo. ¿Sabes lo que le ocurría? Nada, estaba estresada, necesitaba un cambio, aprender a disfrutar y valorar la vida. Su error fue pensar que su actual marido no era su verdadero amor, su error fue pensar que su verdadero amor todavía la esperaba. ¡Pero sabes qué! Gracias a su combustible espiritual lo encontró al final de su viaje, persona con la que actualmente convive, pero que probablemente, cuando pasen unos 7, 8 , 10 o 1 5 años se verá atrapada en el mismo bucle.

Querida amiga mía, ¿No te diste cuenta después de tanto combustible espiritual, meditación y metodologías raras que lo único que te pasa es que te agobia demasiado la rutina? Es increíble como mucha gente busca respuestas absurdas para hacer rodar su combustible espiritual.

¿Tienes idea de cuantas personas buscan el combustible espiritual en cosas absurdas? Alguien puede, perfectamente, gastarse un miércoles a las 03:00 de la mañana 10€ en llamadas al tarot para que un tío mal vestido decida al azar aspectos importantes sobre la vida de la persona. Y lo más triste de eso es que muchas personas rompen su vida por consejos absurdos de estas personas.

Y quién dice Tarot, dice Chamán o cualquier otra cosa. Si estos métodos realmente funcionaran no habríamos sufrido crisis y por supuesto alguien que prevé el futuro no trabajaría en un canal cutre a las 03:00 de la mañana.

El combustible espiritual está en ti y solo en ti. Cuando más te empeñas en echar la culpa a algo externo es cuando más responsable eres de todos tus problemas. La gente infeliz y triste comienza a achacar sus problemas a los demás:

  • Es mi jefe que me explota
  • Es mi trabajo que es una mierda
  • Es mi pareja que no me llena
  • Es mi casa que da asco

Hay una diferencia muy grande entre opinar que tu trabajo no te gusta y otra muy diferente en achacar tus problemas al trabajo. Hay una diferencia muy grande entre entender que tú y tú pareja tenéis vuestras cosas y no tenéis porque ser iguales en todo y romper la relación porque no es perfecta a tus caprichos de rey de espadas. ¿Comprendes lo que quiero decir?

La gente pretende que la responsabilidad de su combustible espiritual recaiga en los demás cuando el único responsable es uno mismo. ¿Tanto te cuesta cambiar de trabajo si no te gusta? ¿Tanto te cuesta respetar a tu pareja y sus gustos? ¿Qué quieres alguien atado a la cama que haga lo que quieres siempre? Si es así lo siento mucho pero te has equivocado, tú querías un perro no una pareja.

Cuando buscamos el combustible espiritual antes que nada tenemos que tener un mínimo de madurez y entendimiento. Tienes que identificar bien quién eres, qué quieres y tú vida porque sino cometes el error de poner la responsabilidad de tu infelicidad a los demás cuando la verdad es que el único responsable de ello eres tú mismo.

¿Es lógico acudir a un chamán de 80 años en la India para que decida sobre tu futuro al leerte la mano? ¿Realmente crees que alguien si supiera leer el futuro trabajaría de eso? Es como ser millonario y trabajar solo haciendo a los demás ricos, nadie lo hace porque los que realmente tienen ese poder lo usan para si mismos y no para los demás. De todas formas si realmente hubiera alguien así altruista hubiera avisado de la crisis antes de que sucediera, también habría informado de todas las epidemias o terremotos, pero nadie jamás lo ha hecho porque todos son charlatanes que se aprovechan de la gente perdida.

¿Y tú? ¿Quieres el combustible espiritual o un charlatán que te diga cuatro tonterías y te cobre 2 meses de tu sueldo?

Desgraciadamente hay un negocio enorme, rentable y muy bien montado alrededor de la gente que se siente mal y quiere cambiar su vida. Si tú a una persona le ofreces el combustible espiritual en base a mejorar, ser mejor persona y buscar los puntos conflictivos para ir resolviéndolos poco a poco sin necesidad de hacer cosas raras ni cambiar su vida al completo, esa persona se irá hacia el chamán que le dice que todo está bien, que la culpa es de su marido y que tome una pócima mágica por 1000€.

La gente es así, no quiere el combustible espiritual quieren que los demás sean su combustible espiritual y si algo falla en su vida es por culpa de los demás, no por culpa suya.

Es totalmente comprensible que tu combustible espiritual sea nulo si solo señalas a los demás y jamás te ves a ti mismo. Tu mayor combustible espiritual siempre será tu poder de autocrítica y tu capacidad para reaccionar y hacer las cosas congruente y consecuentemente. La vida se basa en pequeñas soluciones, en disfrutar y vivir cada instante.

¿Tienes idea de los millones que habría pagado buda por poder tener los privilegios que tenemos hoy en día? Muy probablemente habría alcanzado la iluminación espiritual levantándose a las 10 de la mañana, almorzar comida exquisita que en su época era imposible, encender algo mágico llamado: «luz», bañarse en una bañera dónde sale agua sin parar, tener agua sin moverse y con posibilidad de hacer prácticamente cualquier cosa.

¿Te imaginas? Vivimos en un mundo moderno, maravilloso pero la gente se estanca, se quedan sin combustible espiritual y van a buscarlo echando la culpa a los demás o mandándolo todo a la mierda.

Me recuerda mucho a la película de Come, Reza y Ama, dónde la protagonista vive en la cumbre del mundo, Nueva York, una gran ciudad. ¿Te crees que lo valora? Ni de lejos, se va a vivir en plena selva, que no está mal como experiencia, pero eso no soluciona jamás el problema, solo huyes de él.

Si te persigue un matón y te vas de sitio corres el riesgo de que ese matón te encuentre y muy probablemente lo haga. Si persigues un combustible espiritual erróneo probablemente termines dándote cuenta al cabo de los años con 2kgs de infelicidad más y habiendo mandado tu anterior vida y tiempo bien lejos de ti.

Recuérdalo; el combustible espiritual está en ti, tú eres el responsable directo de tu felicidad y el encargado de solucionar tus problemas. Controla tu vida y échale mucha gasolina a tu combustible espiritual para que puedas llegar bien lejos en la vida y sentirte completamente feliz, lleno y completo.

Si quieres tener el mayor combustible espiritual que podrás tener jamás te recomendamos nuestro videocurso espiritual de 8 horas de duración: Informática humana

6 respuesta a “El combustible espiritual”

  1. ¡Hola gente!

    Muy cierto lo de la autocrítica, reflexionar sobre nuestro accionar, tanto el conciente como el no tan conciente, y tomar medidas si vemos que no estamos haciendo las cosas bien.

    Saludos, Marcelo Ale.

  2. las personas siguen y seguirán buscando pildoras mágicas.

    muchas veces solo se trata de hacer lo que tú sabes que deberías hacer y no has hecho.

    un saludo domenec.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.