¿Las mujeres son unas putas o los hombres son unos misóginos?


Yo me incluyo en el grupo de los misóginos cuando entré en la comunidad de seducción. Lo que suele ocurrir es: chico sale con chica + chica le rompe el corazón = chico misógeno.

Da igual que la chica no le ponga los cuernos o qué lo deje de una forma humilde y respetable, el terminará volviéndose misógino, exagerará los hechos, se lo contará a sus amigos y dirán todos: “joder, que cabrona, qué puta“.

Hay mujeres que son muy putas

Hay ocasiones en las que la mujer se lleva toda la culpa y es cierto que algunas son unas víboras y engañan a sus novios comounos bobos a . Cuando estaba en Madrid y estaba con una chica extranjera, mientras estábamos en su cuarto hablando la llamaron y sin decirle ni preguntarle nada me dijo: “Es mi novio“. Y yo me quedé a cuadros, hacía menos de 3 horas que la conocía y no me

La envidia negada por muchos y aplicada por todos


En este artículo me gustaría parodiar esta cualidad: La envidia. ¿Qué es la envidia?

La envidia es un sentimiento experimentado por aquel que desea intensamente algo poseído por otro. La base de la envidia es el afán de poseer y no el deseo de privar de algo al otro, aunque si el objeto en cuestión es el único disponible la privación del otro es una consecuencia necesaria.

Aún así todo el mundo niega que tiene envidia, siempre salen con excusas: “no… es qué no me gusta”, “es que es una mierda…” . Si opinaras eso no le molestarías, simplemente lo dejarías en paz. En el caso de mi amigo el traidor lo que le pasó es eso. Me llamaba timador y aún así se metía las 24 horas del día en mi revista. Creó hasta 4 blogs que no duraron ni 2 semanas y ahora ha creado otro blog que ha caído muerto.

Vivir tu propia vida mejora tu salud

Son muchas las personas que viven con sus padres, tienen 30 años y cada vez que quieren irse de casa su madre/padre les sale con una frase cómo: “¿Y nos vas a dejar solo?” “¿Con todo el trabajo qué hay en casa?” “Mira que me coge algo eh…”.

Estas amenazas las suelen hacer padres, pero no lo hacen con mala fe, te quieren, el problema es que muchos no quieren dejarte escapar, eres alguien que ha salido de sus entrañas y erróneamente pueden creer que tienes que estar siempre pegado a ellos.

Cuando no se nos da algo, lo queremos aún más

¿Alguna vez os ha pasado que despreciabas algo pero cuando este ha estado fuera de vuestra alcance habéis corrido a perseguirlo y habéis temido con que desapareciera para siempre?

La mente humana está programada para perseguir cosas interesantes.

Lo que tenemos siempre a mano pierde nuestro interés

Dado que la ley de la evolución ha dotado al ser humano para perseguir constantemente el interés y así avanzar como especie, esto se refleja en nuestra acittud del día a día.

Puedes estar luchando años por un puesto de trabajo, pero una vez estés dentro de este puesto, cuando haya pasado el tiempo soñarás y querrás un aumento dado que está en tus genes perseguir cosas interesantes. Antes era muy interesante

Hay qué crear experiencias positivas a los pacientes de un hospital

El otro día fue al hospital a hacerme un análisis de sangre. En ningún momento me dió reparo hacerme el análisis, es más, me gustaba y eso es porque me acuerdo de las veces en las cuales de pequeño me iba a hacer análisis o me pinchaban.

Las enfermeras y sus anclajes

una enfermera va hacia un niño, le tranquiliza y luego le pincha. Hasta aquí se está creando una experiencia negativa, si las enfermeras solo hicieran eso probablemente muchos niños odiarían aún más ir al médico o qué les pinchen. Seguramente muchos adultos que ahora les es indiferente que les saquen sangre o no, odiarían pincharse.

Echar la culpa a los demás está de moda

Me hace muchísima gracia ver cómo todo el mundo hace esto. El caso más familiar que se me ocurre es mi padre. Mi padre cualquier cosa que pierda dice: “¿quién me ha cogido…?“, si se estropea el ordenador me echa la culpa a mí. Cualquier cosa que hace siempre está echando la culpa a los demás.
No importa que lleve fuera de mi pueblo 2 meses, cuando llego y le pregunto algo cómo: “¿Dónde están las tijeras?“, me dice: “Tú sabrás, siempre lo pierdes todo“, y yo le respondo: “Pero Papa, si hacía 2 meses que no venía…