Amor y odio en las relaciones de pareja
Blogrelaciones.com | 19 de noviembre de 2008 | Relaciones de pareja |

Amor y odio en las relaciones de pareja

Amor y odioEn el gigantesco contexto de las relaciones de pareja, existen muchos tipos, diversos estilos, que podemos encontrar, desde nuestro punto de vista, quizás la mejor sea la que promueve el crecimiento y desarrollo personal e intelectual de los miembros de la pareja; pero en otros lamentables casos, se pueden generar interacciones en la relación que llegan a resultar nocivas y muy destructivas, en muchas parejas es posible que desde el inicio de la relación, las dinámicas sean saludables, basadas en el apoyo mútuo, cuidándose recíprocamente; por desgracia también es posible que algunas conductas adversas aparezcan conforme existe más convivencia, quizás estas hayan sido heredadas y se fortalezcan con el tiempo, llegando a crear una muy dañina convivencia.

Una relación de pareja es sin duda un desafío y más aún, mantenerla en equilibrio, no dejando de lado la independencia de cada uno de los miembros, es bastante común que uno o ambos vayan cediendo concesiones, dejando a un lado ciertos gustos, actividades y hasta ideologías; es completamente normal y hasta esperado que cada uno de nosotros dé algo de sí en el proceso de acomodación a la otra persona; lo que no es aceptable es que muchas veces perdemos iniciativa hasta llegar a un punto que resulta francamente intolerante.

La libertad se va perdiendo y pereciendo frente a la apatía de una relación dependiente e incluso simbiótica, para desgracia de la pareja, la percepción que tienen de lo que está ocurriendo suele no ser muy clara, siendo vaga y confusa; la mezcolanza de sentimientos nubla la percepción de la situación y uno, o ambos miembros de la relación, se ven fuertemente influenciados por la emoción antes de la razón, pues es imposible ser completamente objetivos frente a los problemas en que estamos inmersos.

El principal problema cuando sucede esto en una relación, es que estos estados de confusión y constantes peleas por el dominio pueden terminar en la creación de odio y resentimiento; sobre todo en la persona que por lo regular termina por dar la razón al otro, pues la persona siente, de forma consciente o inconscientemente, que ha cedido demasiado, que su individualidad se ha perdido, sintiéndose menos libre en todo lo que hace. Esa sensación de dependencia, causa malestar e impide ver las cosas con claridad, negando la oportunidad de apreciar esas cosas positivas que la otra persona posee, pues por lo general nos enfocamos tan sólo en hacer evidente lo desagradable de la relación, lo que tiene como resultado un círculo vicioso que no permite la superación de los problemas y nos estanca en una relación inmadura incapaz de trascender.

Una extraña mezcla se conjuga entre amor y rechazo, capaz de causar mucho desconcierto y malestar, haciendo que el desenvolvimiento de la relación se complique demasiado, es posible que las personas sigan amándose, aunque exista en ellas cierto egoísmo y dependencia; por otro lado, el resentimiento generado a causa de la sensación de pérdida de libertad produce malestar, aborrecimiento y hasta rencor con respecto a la otra persona.

Y así, los miembros de la pareja oscilan entre el amor y el rechazo que sienten entre sí, convirtiendo la relación en una extraña amalgama, una inestable mezcla de “odio y amor”.

Las relaciones sentimentales son complicadas, pero son complicadas por que se necesita de dos personas para darles vida, compaginar dos historias, dos diferentes orígenes, dos caminos muchas veces completamente opuestos; no basta con sentir amor, debemos fomentar la comprensión de que al aceptar compartir mi espacio, mi tiempo, mi vida con otra persona, estoy aceptando el reto de encontrar el equilibrio entre mi ser y el de mi pareja.

Debemos estar conscientes de que ya no existe “tú y yo”, pues se ha convertido en un “nosotros”; estar seguros de que antes de ti yo no era yo, antes de mi tú no eras tú y antes de ser nosotros dos, no éramos ninguno de los dos.

Comenta





Hay 85 comentarios
    Ver más comentarios:
  • dina dice:

    aveces yo reniego x todo o me acuerdo de todo lo que mi esposo hizo cosas que no me gusto y me quiero separar largarme hay cosas que el hizo una vez y cada vez lo recuerdo no puedo olvidar ese hecho y me pongo colerica y empiezo a renegar llorar pero lo amo y el tbm aveces pienso que x mi reniego nuestra relacion va un poco apagandose

    • Anna dice:

      Yo me siento igual, hay hechos que duelen tanto que resulta extremadamente difícil, perdona y vivir con ello. Parece que te canbie la vida, el caracter, tu seguridad y afectan en lo mas profundo de tu alma. Muy difícil perdonar a tu pareja lo que uno no haria jamas a un ser amado. Creo que es cuestion de educacion, modelos diferentes entre hombre y mujer. Una mujer que engaña no ama, para un hombre el engaño es un juego de ego, se siente mas hombre. En fin, animo!!!

  • Tina dice:

    Mi esposo no es malo pero a veces siento que el quiere llevar el control en todo… quiere saberlo todo, y ya me siento harta de compartir mi espacio con el… me he ido independizando de cierta forma… y tener algo de independencia me hace sentir viva. No me he divorciado pporque reconozco tener miedo a pasar de cierto malestar que se puede sobrellevar a pasar a una vida que quiza el principio sea un infierno…. no se cuando voy a tomar una maldita desicion…

  • Vero dice:

    Llevo ya hace unos meses que no se q es lo siento x mi pareja confundida pero siento mad q lo odio y otras veces q nesecito d e el pero se q lo kiero es estar lejos de el no se cuando tomare esa decicion

  • Ver más comentarios:


Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)